ALCÁZAR DE NÁJERA


Nájera, uno de los pueblos más importantes y poblados de La Rioja, durante un tiempo fue parte del reino de Navarra. No sólo parte, sino la capital del reino. Entre los años 923 y 1076 el reino de Pamplona, precedente del reino de Navarra, se convirtió en la corte principal del reino. García Sánchez I fue el primer rey de Pamplona-Nájera. Con el traslado de la capitalidad del reino se fijaban los avances de la Reconquista en la zona, que habían empezado con el padre de García Sánchez, Sancho Garcés I. El reino de Pamplona, el reino pirenaico, había cruzado el río Ebro para quedarse, tras haber empujado a los sarracenos hacia el sur.  Varios de los reyes que vivieron en Nájera están enterrados en el conocido panteón real del Monasterio de Santa María de Nájera.
Prácticamente todos los que visitan Nájera realizan la imprescindible visita al monasterio que es el principal monumento de la localidad. Pero no son tantos los que se acercan a contemplar el lugar donde vivieron estos reyes. El Alcázar de Nájera fue en origen una fortaleza musulmana. Una vez tomada, también fue corte de los reyes navarros.
El alcázar se encuentra a tan sólo cinco minutos andando del Monasterio de Santa María. Desde el año 2002 se han realizado varias campañas arqueológicas que han sacado a la luz las recias defensas del alcázar además de piezas arqueológicas que podemos contemplar en el museo arqueológico de la localidad, el Museo Najerillense, que se encuentra junto al monasterio.


Detalle de los restos del Alcázar de Nájera

Hoy del Alcázar quedan parte de los muros que afortunadamente se han consolidado. No sólo el antiguo alcázar ha sufrido el paso del tiempo. Fue reformado por los Duques de Nájera en los siglos XV y XVI para convertirlo en su residencia. Además en 1520 fue cañoneado por los comuneros que arrasaron la ciudad. Pero estos humildes muros en su día fueron fortaleza y palacio de los reyes de Navarra. Por eso este lugar también tiene importancia en la historia del viejo reino.
Además de poder ver estas ruinas, que son un solar histórico, la visita del lugar tiene el atractivo adicional de las panorámicas que ofrece. Desde el alcázar tenemos la mejor vista de Nájera. Como ciudad de frontera parece proteger su espalda apoyando su caserío en los cortados rocosos que rodean la ciudad por su flanco oeste.
Panorámica desde el Alcázar de Nájera

Estaba absorto en estas panorámicas a pesar del día lluvioso. Mientras me protegía bajo mi paraguas retrocedí imaginariamente al tiempo en que los muros del alcázar eran más inexpugnables y cuando desde las almenas asomaban aquellos reyes que acabaron con sus restos enterrados cerca, en el monasterio. Desde aquí vemos al Monasterio de Santa María destacar orgulloso entre las casas de Nájera. En su interior sus paredes y esculturas lucen muchos escudos de Navarra que parecen querer recordar su pasado. Mucha historia han visto estas tierras. Y es que Nájera es una ciudad histórica. Y, también, parte importante de la historia de Navarra.
Localización del Alcázar de Nájera



© Julio Asunción

CADENAS DE LAS NAVAS DE TOLOSA EN MENDAVIA

Cadenas de Las Navas de Tolosa en Mendavia

En otros artículos publicados en este blog ya he hablado sobre las cadenas de las Navas de Tolosa, cadenas que fueron traídas como trofeo por el rey Sancho el Fuerte de la decisiva batalla de las Navas de Tolosa ganada en el año 1212 a las huestes del Miramamolín Al-Nasir. En esos artículos también se ha explicado como entre el reinado de Carlos II el Malo (1332-1387) y Carlos III el Noble (1387-1425) esas cadenas pasaron a integrarse en el escudo de Navarra. El escudo con las cadenas fue oficializado en el año 1910 cuando se aprobó por la Diputación Foral el modelo creado por Arturo Campión, Julio Altadill y Hermilio de Oloriz unificando las diferentes versiones de escudos con cadenas que se utilizaban hasta el momento y tomando como modelo de eslabones los conservados de la batalla.
En la bibliografía relacionada con la batalla de Las Navas de Tolosa se hace referencia a tres lugares donde se han conservado tramos de las cadenas de las Navas. De ellos ya he hablado en otro artículo de este blog. Son los tramos de Roncesvalles, del Palacio de Navarra en Pamplona y el de la catedral de Tudela.
En este artículo quiero dar a conocer un tramo de cadenas de la batalla de Las Navas de Tolosa que ha pasado totalmente desapercibido entre los investigadores que han tratado sobre la famosa batalla. Es el que se encuentra en la ermita de la Virgen de Legarda en Mendavia. Yo tampoco tenía conocimiento de este tramo de las cadenas de las Navas. De hecho tuve noticia de las mismas por casualidad, al ver el programa de Navarra Televisión Tiramillas dedicado a esta localidad de la merindad de Estella.


Ermita de la Virgen de Legarda en Mendavia

Lo que a continuación expongo lo he tratado en uno de los capítulos de mi libro Tesoros del arte y de la historia de Navarra.
Empecé a investigar sobre el tema. Y, cuál fue mi sorpresa, cuando me di cuenta que las cadenas de Mendavia tienen tantas posibilidades de ser realmente traídas de la famosa batalla como cualquiera de los otros tramos guardados en Roncesvalles, Tudela y Pamplona que han sido nombrados reiteradamente en la bibliografía que trata sobre la famosa batalla de la Reconquista.
Por una parte las cadenas que se guardan en Mendavia se recuerdan en el pueblo desde siempre. No hay constancia alguna de que estas cadenas fueran realizadas en tiempos recientes. Es una tradición que viene de siglos y que ha dejado huella en Mendavia. Un sencillo ejemplo de ello y de lo arraigado de esta tradición en la cultura popular es aquella jota cantada en el pueblo que dice:
Nuestra Virgen de Legarda
es pequeñita y galana
es patrona de tres pueblos
Lodosa, Mues y Mendavia
Las cadenas de mi escudo
en las Navas se ganaron
se trajeron a Mendavia
y en Legarda se colgaron.
Además la veracidad de esta tradición también está apoyada por la historiografía local. Así lo hace Ángel Elvira, el historiador y artista más afamado de Mendavia, con Mª Inés Sainz en su libro “Mendavia, su pasado” publicado en 2017. Igualmente lo hace Bruno Arpón Matute en su obra “Nuestra Señora de Legarda : Mendavia” del año 2007. Ambos libros fueron publicados por el Ayuntamiento de Mendavia.
Cuadro de Ángel Elvira donde aparece Sancho el Fuerte ofrendando las cadenas a la
Virgen de Legarda


Otro dato importante a tener en cuenta para valorar la realidad de esta tradición es el hecho de que los otros tramos reconocidos de cadenas están o estuvieron en importantes santuarios marianos de Navarra. Esto ha llevado a pensar que Sancho el Fuerte ofrendó estos trofeos a santuarios marianos. Quizás fue un agradecimiento por la protección divina de la Virgen en un tiempo en que los guerreros se encomendaban a Dios, Jesús a los santos o a la Virgen antes de ir a la batalla. También se ha interpretado que el agradecimiento a la Virgen fue debido al suceder la batalla de Las Navarra el día de la Virgen del Carmen, el 16 de Julio. Estos motivos pueden explicar el que encontremos las cadenas de Las Navas de Tolosa en los siguientes santuarios marianos:
- Santa María de Roncesvalles, hoy todavía uno de los principales santuarios marianos de Navarra y la virgen con más número de cofrades de Navarra.
- Catedral de Tudela. Era el santuario de la la Virgen Blanca que era la que gozaba de mayor devoción en Tudela antes de que Santa Ana se convertiera en la actual patrona de la capital de la Ribera. Tudela fue el principal lugar de residencia del rey Sancho el Fuerte.
- Santa María de Irache, uno de los santuarios importantes en el Camino de Santiago. De aquí proceden las cadenas que podemos ver en el Palacio de Navarra y que fueron llevadas allí tras la desamortización de los bienes eclesiásticos de la primera mitad del siglo XIX.
Pero, al igual que estos importantes santuarios, en el siglo XIII la ermita de la Virgen de Legarda era uno de los santuarios marianos principales de Navarra. De hecho hay constancia de la existencia de este templo desde el siglo XI aunque el edificio que hoy vemos corresponde a la primera mitad del siglo XIII.
Portada de la ermita de la Virgen de Legarda
Prueba de la importancia del santuario de la Virgen de Legarda en el siglo XIII es la importante reforma que se realizó en esa época. De estos tiempos procede la interesantísima portada protogótica que, muy probablemente, se realizó en tiempos de Sancho el Fuerte. Lógicamente esta reforma tuvo que financiarse gracias a la importancia del santuario y es una prueba más de la devoción que despertaría este santuario en aquella época, devoción que no se ha perdido y que se recuerda cada año con las multitudinarias romerías que se acercan a Legarda.
Todavía hay más indicios que nos llevan a decir que las cadenas de Legarda deben de ser valoradas adecuadamente y tener su lugar en la bibliografía que trata de Las Navas de Tolosa.
Gómez García de Agoncillo fue alférez real del rey Sancho el Fuerte entre los años 1209 y 1214. Como uno de sus caballeros más cercanos acompañó al rey en la batalla de Las Navas. No sólo eso. Como alférez real dirigió junto al rey Sancho el Fuerte a las tropas navarras en la batalla. El padre de Gómez García de Agoncillo ya había sido caballero de Sancho el Sabio, padre a su vez de Sancho el Fuerte.
Gómez García de Agoncillo era señor de Calahorra y Agoncillo. Bajo sus dominios también se encontraba Mendavia. No sería de extrañar que el rey Sancho también quisiera agradecer a Gómez de Agoncillo su participación en las Navas de Tolosa entregando uno de los tramos de las cadenas traídas como trofeo del campo de batalla al santuario de la Virgen de Legarda, santuario que, como antes ya se ha mencionado, era importante en aquella época y seguramente el más importante en los dominios de Gómez de Agoncillo.
Otro indicio importante que apoya la veracidad de las cadenas de Mendavia es la similitud de las cadenas expuestas en el santuario de la Virgen de Legarda en Mendavia con las de Roncesvalles y Pamplona. No con las de Tudela, ya que las de Tudela son una refundición del hierro de las cadenas de Las Navas tras haber fundido las cadenas originales para hacer la reja de un sagrario. Posteriormente esta reja fue refundida de nuevo imitando a las cadenas originales, si bien los eslabones no salieron exactamente iguales tras la refundición a los de Roncesvalles a Pamplona.
Cadenas de Mendavia
Tuve ocasión de examinar y medir los eslabones de las cadenas de Mendavia gracias a la amabilidad del párroco de Mendavia D. Domingo Urtasun, a quien desde estas páginas quiero mostrar mi agradecimiento. Igualmente examiné y medí los eslabones de las cadenas expuestas en Roncesvalles con el beneplácito de la responsable del Museo de Roncesvalles Assunta Recarte. La similitud entre los tramos de cadenas de Roncesvalles y Mendavia es evidente.
Se aprecia en los dos casos que el forjado es antiguo, no un forjado industrial que acreditaría un trabajo más moderno. Al ser el forjado manual hay pequeñas diferencias entre los eslabones. Aunque la mayoría tienen una longitud que oscila entre los 13,5 y 15 cm.
Por todo lo explicado creo que hay datos suficientes para revindicar, mientras no haya prueba en contrario, que el tramo de cadenas de Las Navas de Mendavia proviene de la batalla de Las Navas de Tolosa, tal como ya se considera con los tramos de Roncesvalles, Pamplona y Tudela.
Recopilando, estos son los datos a favor de la veracidad de las cadenas de Las Navas de Mendavia:
- Tradición sostenida durante siglos por los mendavieses de que las cadenas son originales de la batalla de Las Navas de Tolosa.
- La bibliografía local que apoya esta tradición.
- Estar depositadas en un importante santuario mariano en época de Sancho el Fuerte, igual que los otros tramos conservados.
- El pertenecer en esa época Mendavia a Gómez de Agoncillo, alférez real del rey Sancho el Fuerte y participante en la batalla de Las Navas de Tolosa.
- La similitud tipológica con las cadenas guardadas en Roncesvalles y Pamplona.
El tramo de Mendavia es el tramo que más eslabones de las cadenas de Las Navas conserva, un total de 43. Roncesvalles tiene 32 eslabones divididos en dos tramos más pequeños y Pamplona y Tudela una docena.
Hay otro dato muy interesante que tenemos que analizar. Junto a las cadenas de Mendavia se exponen dos cancelas de hierro que la tradición dice que también proceden del cercado de la tienda del califa Miramamolín en Las Navas. Pero estas cancelas no son musulmanas. Son de clara tipología románica. Cancelas parecidas encontramos en la Catedral de Palencia, en la capilla de Santa Clara de la catedral de Jaca en la basílica de San Vicente de Ávila o el el Museo de Santa Clara en Murcia entre otras. Y otra cancela muy similar la encontramos en el claustro de la catedral de Pamplona. Otra tradición dice que las cancelas de la capilla de Las Navas del claustro de la catedral de Pamplona están hechas con la fundición del hierro de cadenas traídas de Las Navas. Las cancelas de Mendavia podrían tener este mismo origen. Está claro que, por su tipología, son rejas cristianas datables en el siglo XIII, tiempo en que sucedió la batalla de Las Navas. En este caso creo que la tradición mendaviesa de que rodeaban con las cadenas el palenque del rey moro no es cierta. Estas cancelas pudieron ser fundidas con el hierro de las cadenas para ser utilizadas como reja del sagrario o de un capilla del antiguo edificio del santuario de Legarda, tal como pasó siglos después con las cadenas de Tudela.
Cancelas de hierro de la ermita de la Virgen de Legarda
Y ante todo esto surge una pregunta. ¿Como es que estas cadenas no aparecen en la bibliografía que trata de la batalla de Las Navas de Tolosa? Es más, son desconocidas por la mayor parte de los navarros. Seguramente la respuesta esté en el hecho de que los demás tramos de cadena se encuentran en lugares de paso, sitios históricos muy importantes a lo largo del tiempo. Roncesvalles es uno de los hitos principales del Camino de Santiago. Asimismo el monasterio de Irache también está enclavado en el Camino de Santiago. Tudela es la segunda localidad en población de Navarra y además fue lugar de residencia de Sancho el Fuerte y su primer lugar de enterramiento. Roncesvalles, Tudela, Irache y Pamplona, donde hoy se encuentra el tramo de cadenas del Monasterio de Irache, aún hoy son poblaciones turísticas importantes. En cambio Mendavia se encuentra en un lugar poco visitado, alejado de las rutas turísticas.
Podíamos incluir una segunda razón del desconocimiento de las cadenas de Mendavia. Es posible que los mismos mendavieses no le den la importancia ni la publicidad que merecen. Cuál fue mi sorpresa cuando visite la ermita de la Virgen de Legarda para ver las cadenas. Cuando entré a la iglesia, me encontré que las cadenas estaban prácticamente ocultas detrás de una gran maqueta de la ermita. Esta maqueta, aunque de apreciable factura, no debería estar situada allí, ya que empequeñece y quita protagonismo a lo que realmente lo tiene: las cadenas de Las Navas. Junto a las cadenas se encuentran expuestas también las cancelas. No me cabe duda que esta maqueta debe ser trasladada. Por ejemplo podría situarse en el coro de ermita donde se podría apreciar mejor y, sobretodo, no quitaría protagonismo ni importancia al que debería ser considerado principal tesoro histórico de Mendavia. Seguro que muchos mendavieses bajo el mando de su señor Gómez de Agoncillo y siguiendo a su rey Sancho el Fuerte, estuvieron en esa épica batalla, Las Navas de Tolosa, una de las batallas más importantes de la historia de España. Esperemos que la cofradía de Mendavia de la Virgen de Legarda o el ayuntamiento tomen en cuenta esto y pongan en valor las cadenas trasladando la maqueta.
Por último, con respecto a los que puedan pensar que no hay pruebas concluyentes de la veracidad de Las cadenas de Las Navas, hay que decir que estamos hablando del siglo XIII, tiempos pasados donde las fuentes son sumamente escasas, y más con respecto a la batalla de Las Navas donde la historiografía castellana es predominante. Cuando tratamos de estos siglos los historiadores muchas veces tenemos que guiarnos por indicios que en conjunto lleven a conclusiones que tengan un alto grado de veracidad. Y eso es lo que pasa con las cadenas de Las Navas. De hecho no hay ninguna prueba en contra de la veracidad de esta centenaria tradición.
Y acabo este largo artículo con una propuesta que no creo sea nada descabellada. Curiosamente el escudo de Mendavia no lleva las cadenas. Hay que recordar que no sólo las cadenas de Las Navas aparecen en el escudo de Navarra. Muchos municipios de Navarra las representan en sus escudos recordando su condición de pueblo navarro y también tradiciones que dicen que guerreros de sus localidades lucharon con Sancho el Fuerte contra el Miramamolín en Las Navas. Así pasa con más de cuarenta pueblos y ciudades de Navarra entre las que están Pamplona, Tudela, Sangüesa, Los Arcos, Puente la Reina, Viana, Villava, Barañáin, Estella, etc.
Una manera de dar valor e importancia a las cadenas de Las Navas que se guardan en el santuario de la Virgen de Legarda sería la modificación del escudo de la localidad. Creo que sería buena idea que, poseyendo el tramo con más número de eslabores de las cadenas de la batalla, cadenas que pasaron a formar parte del escudo de Navarra, no se hayan reflejado en el escudo de Mendavia. Lo más sencillo sería orlar el actual escudo de Mendavia con cadenas tal como podemos encontrar en otros escudos de pueblos de Navarra. Un ejemplo de la modificación sería el siguiente:
Actual escudo de Mendavia

Propuesta de escudo de Mendavia con las cadenas
(Escudos basados en los diseños de Miguillen)

Esta modificación serviría no sólo para dar publicidad a este tema y la difusión por toda Navarra de que Mendavia tiene uno de los tramos de las cadenas de Las Navas. También crearía un sentimiento de orgullo en el pueblo al sentirse partícipes de una gesta tan importante como fue la batalla de Las Navas de Tolosa. Además serviría para que los pequeños de Mendavia empezaran a conocer su historia. Además sería una manifestación del amor de los mendavieses por su pasado. 
Si tienes cualquier comentario o sugerencia sobre este artículo no dudes en compartirlo en la sección de comentarios. Estaría genial que los mendavieses que lo leyeran opinaran sobre el mismo y, si alguien tiene alguna noticia o información más sobre las cadenas de Mendavia que la compartiera en los comentarios. 
© Julio Asunción

TESOROS DEL ARTE Y DE LA HISTORIA DE NAVARRA

En el libro Tesoros del arte y de la historia de Navarra
conoceremos joyas, cuadros, esculturas, reliquias y objetos de gran valor simbólico e histórico. Son piezas excepcionales del patrimonio de Navarra.
La imagen más querida de San Fermín, uno de los mejores retratos de Goya, el mapa más antiguo de Europa occidental, el corazón momificado de un rey o las cadenas del escudo de Navarra son sólo algunos de los tesoros que nos contarán su historia y sus curiosidades. Tesoros que podrían estar expuestos en cualquiera de los mejores museos de Europa.

El libro se puede comprar pidiéndomelo directamente al correo electrónico:
El precio especial de lanzamiento es de 10 euros más gastos de envío. A partir de febrero de 2019 será de 15 euros.

El libro también puede adquirirse en formato digital para smartphone y tablet. También me lo podéis pedir directamente y os lo haré llegar por correo electrónico. El precio en este caso son 3,99 euros. También se puede conseguir en formato digital en Amazon al precio de 4,99 y en formato papel al precio de 15 euros más gastos de envío en los siguientes enlaces.

- Versión digital de Tesoros del arte y de la historia de Navarra en Amazon
- Versión en papel de Tesoros del arte y de la historia de Navarra en Amazon

En la página de la versión digital en Amazon podrás echar un vistazo a las primeras páginas del libro incluyendo su índice.

Igualmente puede adquirirse al precio de 12 euros en la tienda-librería de la Colegiata de Roncesvalles.



Formato: 14,8 x 21
Nº de páginas: 288
Ilustraciones en blanco y negro
Fecha de publicación: 4/12/2018

Con la compra de este libro estás colaborando  al mantenimiento de mis blogs y de mi canal youtube. Están dedicados en su mayor parte a la divulgación del patrimonio histórico de Navarra con más de 500 artículos en los blogs y más de 1.300 vídeos de contenido cultural. Y es que conocer Navarra merece la pena.


RUTA DEL DÍA DE NAVARRA

El 3 de diciembre es el día de Navarra. En este día se celebra la fiesta de la Comunidad Foral de Navarra y por tanto es muy importante para todos los navarros. Para celebrar este día se me ocurrió realizar una ruta en Pamplona que tiene como hilo conductor la visita a los monumentos que mejor simbolizan la singularidad de Navarra y el sentir los navarros. Al fin al cabo en el alma de un pueblo están los símbolos que lo identifican. Símbolos que unen y que representan a todos los que sienten Navarra. Son símbolos que también recuerdan la historia de este viejo reino. La historia de Navarra es milenaria y digna de recordarse en días tan especiales como este. La ruta tiene poco más de cuatro kilómetros de longitud y es un agradable paseo que puede completarse en unas dos horas. En el siguiente enlace tienes el track para gps de la ruta y al final del artículo el mapa:
Track y waypoints de la ruta del Día de Navarra
- Track y waypoints de la ruta en Wikiloc
Imagen de San Fermín en San Lorenzo
Comenzaremos la visita en la iglesia de San Lorenzo. Allí se encuentra uno de los dos patrones de Navarra: San Fermín. La imagen del santo se encuentra en una bonita capilla que se acabó de construir en 1717, y que fue restaurada muy acertadamente en año 2017, en las conmemoraciones del tercer centenario. Esta es la imagen más famosa de San Fermín. Sale en procesión todos los 7 de julio, el día en que se celebra su fiesta como nos recuerda la famosa canción sanferminera. Ese día recibe por las calles de Pamplona el cariño de miles de navarros.
Desde la iglesia de San Lorenzo subiremos por el paseo del Dr. Arazuri hasta el paseo Sarasate. Lo primero que encontraremos será el Parlamento de Navarra, segundo hito en esta ruta tan navarra. Este edificio representa la expresión de la voluntad de los navarros a través de sus representantes elegidos democráticamente.
Seguidamente recorremos el Paseo Sarasate hasta su final. Aquí encontramos el Monumento a los Fueros. Los Fueros, derecho histórico conservado durante siglos, son en origen un compromiso entre los reyes de la monarquía Navarra y su pueblo, un compromiso que suponía el respeto de las tradiciones y de los derechos históricos de los navarros ante el poder real. Esos fueros medievales actualizados hacen que Navarra sea la única comunidad Foral de España. En el Monumento a los Fueros se representa a Navarra en forma de mujer alzando el documento que simboliza la plasmación de los Fueros. Es el monumento conmemorativo más emblemático de Navarra. Tienes más información sobre el Monumento a los Fueros en este enlace.

Representación de Navarra en el Monumento a los Fueros
Sancho el Fuerte en el Palacio de Navarra
Detrás del monumento a los fueros esta el Palacio de Navarra. Es la sede del Gobierno foral de Navarra y por tanto también tiene un alto valor simbólico ya que representa el autogobierno de Navarra. En la fachada del Palacio de Navarra que da al monumento a los Fueros podemos ver las esculturas de Sancho el Fuerte y Sancho el Mayor dos de los reyes que más huella han dejado en la historia del viejo reino. Esta fachada tiene un interés simbólico especial. En su balcón se izó por primera vez la bandera oficial de Navarra el 16 de julio de 1910. Se eligió esa fecha por ser el aniversario de la famosa batalla de Las Navas de Tolosa, batalla en la que Sancho el Fuerte ganó las cadenas que pasaron a formar parte del escudo de Navarra. Sobre el escudo de Navarra tienes más información en este enlace.
Rodearemos el palacio de la Diputación para contemplar la fachada que da a la avenida Carlos III. En el frontón de la fachada volvemos a encontrar a Navarra en forma de una hermosa mujer rodeada de otros personajes simbólicos que representan las artes y las industrias de Navarra, comunidad que siempre se ha caracterizado por su laboriosidad. Si nuestra visita coincide en los días previos al día 3 de diciembre podremos visitar el Palacio de Navarra en las jornadas de puertas abiertas que se realizan todos los años. En el salón del trono se guarda un tramo de cadenas de Las Navas de tolosa, cadenas que se tomaron como modelo para elaborar el actual escudo oficial de Navarra. Más información sobre el frontón del Palacio de Navarra en este enlace.

Atravesaremos la popular Plaza del Castillo (el salón de estar de Pamplona), pasaremos junto al ayuntamiento donde ondea la bandera de Navarra y nos dirigiremos hacia el antiguo palacio de los reyes de Navarra que es el actual Archivo de Navarra. Además de haber sido residencia de varios de los reyes de Navarra aquí se guardan los documentos que narran la historia del reino, un tesoro de incalculable valor.
Santa María la Real
Rodearemos el Palacio Navarra para disfrutar de las hermosas vistas desde lo alto de la muralla y nos dirigiremos hacia el rincón del caballo blanco con sus miradores. Desde allí cruzaremos la plaza San José y llegaremos a la catedral de Pamplona. El simbolismo de la catedral para Navarra también es fundamental. Aquí juraban los reyes de Navarra el trono en la Edad Media. Lo hacían delante de Santa María la real, Virgen que toma su nombre precisamente de esta centenaria tradición. Además aquí está el principal panteón de los reyes de Navarra. No sólo está enterrado Carlos III el Noble, del que podemos admirar su espléndida tumba. Tanbién están enterrados reyes como Sancho VI el Sabio o Carlos II el malo.
Desde la catedral volveremos al rincón del caballo blanco y recorreremos la Ronda del Obispo Barbazán disfrutando las vistas de este espléndido mirador. Seguidamente rodearemos la plaza de toros, punto de llegada de los famosos encierros, para atravesar el bonito parque de la Media Luna, desde donde seguiremos gozando de amplias panorámicas. Al final del parque de la Media Luna encontraremos el monumento de Sancho III el Mayor. En su reinado Navarra alcanzó el mayor poder de su historia y su mayor extensión como reino. Lástima que la escultura no esté a la altura. Más información sobre el Monumento de Sancho el Mayor en este enlace.
Giraremos a la derecha siguiendo la Avenida de la Baja Navarra  y poco más adelante encontraremos el último hito de este recorrido navarrista: la iglesia de San Francisco Javier. Precisamente el día 3 de diciembre es el Día de Navarra porque es el aniversario de la muerte de San Francisco Javier, patrón de Navarra junto con San Fermín. En el interior de la iglesia nos espera una estatua del santo de 4,5 metros que se alza sobre un gran fresco que decora la pared del presbiterio. El santo aparece con su iconografía típica, elevando la cruz con la que difundió el cristianismo por el mundo y la vestimenta negra que recuerda que fue cofundador de los jesuitas junto con Ignacio de Loyola. San Francisco Javier es el patrón de las misiones. Muy curiosa es la maqueta del castillo de Javier, lugar donde nació el santo y el mapa donde se representa sus viajes misioneros que le llevaron a atravesar el mundo hasta Japón. Además unos paneles informativos nos ayudan a interpretar la simbología de la Iglesia que gira en torno al santo.



La ruta empezó con San Fermín y acaba aquí, con San Francisco Javier, uniendo a los dos patronos de Navarra. San Fermín, el Parlamento de Navarra, el Monumento a los Fueros, el Palacio de Navarra, el Archivo de Navarra, la catedral de Pamplona y San Francisco Javier. Mucha Navarra en un bonito paseo ideal para hacer el día 3 de diciembre: el Día de Navarra.



© Julio Asunción

LERÍN el pueblo mirador


Lerín es un pueblo de la merindad de Estella. Es un lugar muy vinculado a la historia de Navarra. Era señorío de los Condes de Lerín, los que encabezaron la facción beaumontesa, uno de los bandos que protagonizó las guerras civiles que asolaron el antiguo reino de Navarra en los siglos XV y XVI. Los beaumonteses del conde de Lerín apoyaron primero al príncipe Carlos de Viana en su lucha contra su padre Juan II y posteriormente a las tropas castellanas de Fernando el católico en la guerra que acabó con la conquista de Navarra por Castilla. Hoy Lerín es un pueblo alejado de las rutas turísticas pero que bien merece un paseo por sus calles donde disfrutaremos de sus monumentos y también de las múltiples panorámicas que ofrece. Precisamente las panorámicas y los miradores es lo que más me gustó del pueblo y de ahí el llamar a Lerín "pueblo mirador" en el encabezamiento de este artículo.



Lo primero que hay que señalar de Lerín es su ubicación, ya que se encuentra en una posición estratégica en lo alto de un cerro yesífero cerca de la ribera del río Ega, Precisamente esta ubicación de Lerín es lo que va a permitir disfrutar de grandes panorámicas sobre su entorno. Y ese control visual es lo que hizo que el cerro donde se encuentra Lerín fuera aprovechado con fines militares a lo largo de la historia. En la Edad Media hubo aquí un castillo hoy desaparecido. Más recientemente fue un importante enclave militar durante las guerras carlistas. Prueba de ello es el fuerte carlista que todavía podemos contemplar.
La iglesia de Lerín desde el fuerte carlista

El recorrido que aquí propongo se puede realizar aproximadamente en una hora. Tiene una longitud de 1,5 km. Nos va a permitir visitar los monumentos principales del pueblo y solazarnos con los paseos perimetrales que, desde los bordes del cerro, va a permitir contemplar vistas que abarcan decenas de kilómetros a la redonda.
Ayuntamiento de Lerín
Dejaremos el coche el coche junto al ayuntamiento, en la parte norte de Lerín. El Ayuntamiento de Lerín es un edificio moderno y bastante sencillo, pero realizado por uno de los arquitectos más importantes de Navarra: Víctor Eusa, autor de edificios tan emblemáticos como el seminario de Pamplona, la basílica de la Virgen de Puy en Estella y el ahora cuestionado Monumento a los Caidos de Pamplona edificio en que colaboró con José Yárnoz. El edificio del ayuntamiento de Lerín fue construido en 1927.

Desde el ayuntamiento seguiremos por la calle Mayor hasta llegar a la plaza de la Constitución que es donde se encuentra la monumental iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Es una iglesia de origen medieval muy reformada en siglos posteriores. Es el edificio que más destaca en el skyline del pueblo cuando nos acercamos a Lerín. Para visitar su interior tendremos que esperar a la celebración de las misas.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Lerín

La iglesia fue utilizada como iglesia fortificada durante las guerras carlistas. Destaca la rotundidad de sus formas coronada por el campanario. Junto a la iglesia está la casa parroquial, palacio blasonado donde podemos ver el escudo de Lerín que representa un cerro coronado por un castillo. Iglesia y palacio hacen de esta plaza la mejor escenografía monumental que podemos disfrutar en Lerín.

Antiguo escudo de Lerín
En la trasera de la Iglesia hay un pequeño jardín con la imagen de la virgen sobre una columna.
Desde la plaza de la iglesia continuaremos por la calle Mayor hasta su final donde llegaremos a un agradable paseo con árboles (calle Mirador del Ega) que se asoma al precipicio y que ya nos permite extender nuestra mirada hacia los horizontes que se abren al sur de Lerín.

Paseo en Lerín

Seguiremos este paseo hacia la derecha, hacia el oeste, y enseguida toparemos con otro de los vestigios históricos de Lerín: El Fuerte Cazorla. El Fuerte Cazorla era un punto estratégico avanzado de los liberales frente a los carlistas que en 1873 habían conquistado Estella. En este momento, la iglesia parroquial se fortificó, usando la torre como atalaya y el interior del templo como almacén de víveres. El general Moriones mando construir este fortín carlista para convertir a Lerín en una buena posición desde donde abordar las ofensivas contra los carlistas acantonados en Estella.

Fuerte Cazorla

El nombre de Fuerte de Cazorla es un homenaje al capitán de Ingenieros llamado así que murió en 1974 en la batalla de Santa Bárbara de Mañeru. En este enlace hablo de esa batalla y de una ruta que lleva a la ermita:
- Ermita de Santa Bárbara desde Mañeru
El fuerte se utilizó durante dos años, quedando en desuso tras la derrota de los carlistas. Pasó de nuevo al ayuntamiento en 1877. El fuerte no fue demolido ya que se destinó posteriormente a vivienda de familias necesitadas. Gracias a que no fue demolido hoy podemos pasearnos por sus murallas y baluartes. Es uno de los monumentos de las guerras carlistas más interesantes de Navarra y uno de los escasos ejemplos de arquitectura militar de esta contienda que se conservan.
En 1985 el Ayuntamiento de Lerín recupera el monumento. Hoy además es un mirador que permite apreciar una bella panorámica que va desde Montejurra a la sierra de Urbaa y desde Ezcaray hasta el Moncayo.

Mirador en el Fuerte Cazorla

Continuaremos por el paseo del río Ega que desde lo alto del cerro va recorriendo su perímetro oeste. En todo momento seguiremos disfrutando de vistas de campos y montañas. En una parte de este paseo tendremos una bonita panorámica de Lerín con la iglesia coronando el caserío que se desparrama en varios niveles por la ladera del cerro.
Lerín desde uno de los miradores

Por último, podemos coger el coche y acercarnos a la ermita la Virgen blanca, que se encuentra en la base del cerro, muy cerca del río Ega. La ermita es bastante rústica en su exterior. Desde aquí podemos ver los cortados yesíferos sobre los que se levanta Lerín.

 
Ermita de la Virgen Blanca. Lerín.



Aquí tienes un mapa con la ruta y también puedes bajarte el recorrido para gps en el siguiente enlace o

- Track y waypoints de la ruta monumental en Lerín en Wikiloc.






IGLESIA DE GUERGUITIÁIN 4/4 Las patas de oca, el canecillo sexual y la luz divina


En las entradas anteriores de este blog ya hemos tratado sobre la escultura de la iglesia románica de Guerguitiáín. Vimos como el maestro Petrus, a partir de la observación de la naturaleza, crea en la piedra un mensaje que cristianiza símbolos paganos. Un mensaje que era accesible a los sencillos agricultores que habitaban estas tierras del Valle de Izagaondoa en la Edad Media.
Pero todavía quedan tres detalles sorprendentes de la iglesia de Guerguitiáin por descubrir. Ya hemos comentado que Guerguitiáin se encuentra en un ramal secundario del Camino de Santiago aragonés. Petrus también dejó huella de esta circunstancia en la portada de la iglesia.

Tal como ya se dio cuenta el principal estudioso de esta iglesia y del trabajo del maestro Petrus, Simeón Hidalgo, en la basa de las columnas de la portada se han representado patas de oca.
Representación de las patas de oca en las columnas de Guerguitiáin
La oca fue un animal considerado sagrado en muchas culturas. Lo fue para los druídas celtas, para los egipcios y para la civilización india entre otras. Este relación de la oca con lo mistérico también se da en el Camino de Santiago. La oca ha formado parte de la mitología desde el origen de las civilizaciones. Se cree que el famoso y antiguo juego de la Oca es una traslación del Camino de Santiago a un tablero. Como en el Camino, en el juego se emprende un viaje donde el jugador, a imagen de un peregrino, tiene que superar dificultades para llegar a la meta. Hay que recordar que en la famosa guía medieval del Camino de Santiago escrita por Ayeric Picaud, este peregrino francés divide el camino en trece etapas, el mismo número de veces que aparece la oca en el tablero de juego.
La huella de la oca aparece en muchas iglesias del Camino. Y también la encontramos en la iglesia de San Martín de Guerguitiaín. Se encuentra en la base de las columnas de la portada que flanquean la entrada al templo. La iglesia de Guerguitiáin es una iglesia del Camino y las enseñanzas y mensajes que ya hemos comentado en las entradas anteriores también iban dirigidos a los peregrinos que por aquí pasaban.
Sobre las columnas se encuentran las caras que ya comentamos que podían simbolizar a la comunidad que vivía en Guerguitiáin en la Edad Media. Estas caras podrían tener un doble significado ya que, al estar sobre las columnas con las patas de oca, uno de los símbolos del Camino de Santiago, también serían la representación de los peregrinos que se acercaran al templo. Así las caras tendrían diferente lectura según quien las leyera.
Me viene también a la memoria una antigua leyenda romana. Las ocas salvaron de expolio el recinto sagrado del Capitolio de Roma ante el ataque de los galos en el año 390 a.C. Las ruidosas aves alertaron con sus graznidos de la proximidad de los atecantes, lo que posibilitó la defensa del Capitolio. Quizás, como en esta leyenda, las patas de oca en las columnas junto a la entrada de Guerguitiáin también sean símbolos protectores de lo sagrado.
Personaje sexual del canecillo de Guerguitiáin
Quedan otros dos detalles curiosos por comentar. Encima del tímpano queda un canecillo. Aunque no se conserva muy bien podemos apreciar perfectamente el motivo representado: un hombre con el pene erecto. Simeón Hidalgo hace una interpretación muy sugerente del canecillo: “Este personaje no hace otra cosa que derramar simbólicamente desde lo alto, como lluvia, su semilla y fecunda a la Madre Tierra para que reviva año tras año y nos dé sus frutos”. La representación sexual tendría que ver con ese halo de paganismo que subyace en la escultura de la portada y que ya hemos analizado en las anteriores entradas del blog.
También en este caso podemos ir a la posible interpretación cristianizada del personaje. Sería una crítica al pecado de la lujuria, uno de los siete pecados capitales que marca la Iglesia. En el arte románico es habitual colocar en los canecillos figuras de pecadores y de monstruos y demonios. Tiene un sentido. Es como si eternamente sufrieran el castigo de aguantar el peso del techo del templo, ya que los canecillos están colocados justo debajo de la techumbre de las iglesias.
Y por último mencionaremos otra curiosidad de esta iglesia que también descubrió Simeón Hidalgo. Hidalgo ha pasado más de una noche en este solitario paraje. Petrus construyó la iglesia de tal manera que en el amanecer de los solsticios de verano la primera luz del día entrara por la ventana del ábside creando un efecto luminoso singular y simbólico. En el solsticio de verano el día es el más largo del año. La luz (Dios) se hace notar como nunca. Y esa luz que inunda la iglesia en esos amaneceres tan especiales hacen simbólicamente presente a la divinidad en la iglesia. En este enlace tienes la entrada al blog de Hidalgo donde comenta su descubrimiento y donde podemos ver una foto sacada por él en ese amanecer del solsticio de verano.

- Blog de Simeón Hidalgo
La iglesia de Guerguitiáin está cerrada habitualmente. No estaría de más que permaneciera abierta con algún cartel que indicara la obligación de respetarla y conservarla. Es una pena que por cuatro descerebrados que no saben comportarse los demás, los que nos acercamos al arte con respeto, tengamos que ver limitadas nuestras ganas de conocer y compartir. No obstante la iglesia de Guerguitiáin y la contemplación de su sencilla pero simbólica escultura hace de este un lugar muy especial. Para no perdérselo.
Bibliografía:
Hidalgo Valencia, Simeón: La ruta del maestro Petrus de Guerguitiáin. 2012
Hidalgo Valencia, Simeón: El mensaje en piedra del maestro Petrus. 2012

IGLESIA DE GUERGUITIÁIN 3/4 El Greenman

- Anterior: portada de la iglesia de Guerguitiáin

Entre los capiteles de la iglesia de San Martín de Guerguitiáin encontramos uno que es especialmente sugerente y misterioso. Es en el que está representado un extraño rostro cuyos ojos y cara estan formados por ese recurrente báculo-zarcillo de vid que hemos visto en los otros capiteles de la iglesia.  
Simeón Hidalgo dice que podría ser la interpretación de Cristo por su parecido con otras representaciones del Salvador en la pintura románica.
En este artículo voy a aventurar otra hipótesis. Se podría tratar de la representación de un Greenman u hombre verde. El Greenman es una cara más o menos humana de la cual emerge la vegetación. Es un símbolo pagano, muy antiguo. Este símbolo fue cristianizado y utilizado en iglesias de la Edad Media hasta el Concilio de Trento, ya en la segunda mitad del siglo XVI, cuando se establecieron normas estrictas con respecto a la iconografía en los templos cristianos. Encontramos varios greenman en Navara como el de la iglesia de San Vicente de Larumbe , en el ábdise de la iglesia de San Juan Bautista de Aberín o los de la capilla Barbazana de la catedral de Pamplona.
El greenman es otra muestra de la cristianización de elementos paganos y de la interpretación de la naturaleza desde el prisma del cristianismo. En su origen el greenman era una personificación de la fecundidad de la naturaleza. En los templos cristianos hay que leerlos como un símbolo de la resurrección representado en la capacidad de la naturaleza para regenerarse cada primavera y por tanto es.
No sólo los zarcillos de vid forman la cara y los ojos del personaje. Junto al extraño rostro vuelven a aparecer las tres hojas que ya vimos en otro de los capiteles y que parecen brotar de su mejilla. Las tres hojas que serían la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que posibilitan y esperan la resurrección de los muertos, resurrección encarnada por el Greenman.
Pero lo más curioso de este personaje es lo que hizo notar Simeón Hidalgo. Si invertimos al personaje de repente nos encontraremos con un personaje cornudo y con patas de macho cabrío. El Diablo. Los báculos-zarcillos quedan hacia abajo, vencidos y arrumbados. A la derecha del ser maligno, las tres hojas, la Trinidad en la mandorla. El Bien y el Mal enfrentados. Ante el creyente que se acercara a la iglesia el capitel podía expresar el siguiente mensaje: Si todo es conforme a lo establecido por la Iglesia (báculos-zarcillos), obtendremos la bendición de la Resurrección (greenman) cuando llegue el día de Juicio Final y tendremos nuestro lugar junto al Padre, al Hijo y al Espiritu Santo en el cielo (las tres hojas). En cambio, si invertimos el orden correcto de las cosas (inversión del capitel), tendremos que vernos con el Diablo (personaje cornudo).

El capitel del extraño personaje invertido

Además podemos ver una representación solar sobre la mandorla de la Trinidad. El sol, la luz, en lo más alto. En cambio, cuando el capitel queda invertido es el personaje cornudo el que destaca, y el sol parece que se pone, está en su punto más bajo, vendrá la oscuridad.
Que duda cabe que si nos tomamos nuestro tiempo observando los sencillos capiteles de Guerguitiáin nos daremos cuenta de que las piedras hablan. Y nos hablan de tiempos muy lejanos, donde los valores y las mentalidades eran muy diferentes a los del hombre moderno.
Pero todavía quedan sorpresas en la iglesia de Guerguitiáin. En breve publicaré otra entrada del blog donde hablaremos de las patas de oca del Camino de Santiago y de un atrevido personaje fálico.
Bibliografía:
Hidalgo Valencia, Simeón: La ruta del maestro Petrus de Guerguitiáin. 2012
Hidalgo Valencia, Simeón: El mensaje en piedra del maestro Petrus. 2012

IGLESIA DE GUERGUITIÁIN 1/4 Introducción


Es sabido que el Camino de Santiago pasa por Navarra. Desde Roncesvalles atraviesa Navarra un tramo del Camino de Santiago francés y desde Sangüesa a Puente la Reina un tramo del ramal aragonés. Menos conocidos son el tramo del Camino de Santiago que atraviesa Baztán o el Camino del Ebro en el sur de la comunidad.Pero mucho más desconocido es la existencia de un tramo secundario del ramal aragonés que, para evitar el puerto de Loiti, desde Sangüesa se dirige a Lumbier y desde allí recorre buena parte del Valle de Izagaondoa e Ibargoiti pasando por el pequeño pueblo de Induráin. Desde Induráin lleva al despoblado de Guergitiáin y al caserío de Celigüeta, para posteriormente volverse a unir en Monreal al camino de Santiago aragonés. En el siguiente enlace puedes ver una ruta que recorre buena parte de este ramal del Camino de Santiago saliendo desde el pueblo de Induráin y que llega hasta el caserío de Celigüeta donde hay una importante torre medieval que está declarada Bien de Interés cultural.
En este ramal del Camino de Santiago tan desconocido encontramos una de las joyas del románico rural en Navarra. Es una de las pocas iglesias medievales cuyo artífice está identificado. El constructor y escultor de la pequeña iglesia románica de Guerguitiáin es el maestro Petrus que firmó con su nombre en uno de los capiteles interiores del templo. Aunque encontramos otras firmas de artistas románicos en Navarra, como en la fachada de Santa María de Sangüesa (Leodegarius) o el capitel de Roldán en Estella (Martinus), son muy pocos los ejemplos en que conocemos al autor de estos monumentos de los siglos XII y XIII.


Para llegar a la iglesia de Guerguitiáin recomiendo la ruta senderista arriba mencionada donde disfrutaremos del paisaje que vivieron los que oraron en esta iglesia, aunque también se puede llegar en 4x4 por la pista de tierra que nace en Induráin. Menos recomendable es usar un turismo ya que la pista tiene bastante piedras.
Guerguitiain es una iglesia sencilla, de un románico rural muy alejado de las grandes obras que podemos visitar en Navarra coma la ya nombrada iglesia de Santa María de Sangüesa, el monasterio de Leyre o el románico de Estella. Pero tiene un encanto especial por su sencillez y sobre todo por su simbolismo. 
La estructura de la iglesia es muy sencilla, la típica del románico rural navarro, con nave única y ábside semicircular. Guerguitiáin en la Edad Media era un pequeño poblado en las estribaciones de la Peña de Izaga. La iglesia, como ha pasado con buena parte de las casas del pueblo, estuvo a punto de hundirse. Pero gracias al interés de los vecinos del valle y al amor de estos por el patrimonio, se consiguió su consolidación y restauración por el Gobierno de Navarra en el año 2012, por lo que en el futuro podremos seguir disfrutando de esta encantadora Iglesia románica.
Pasemos ahora a comentar la escultura de la portada de Guerguitiáin, sin duda lo más interesante de esta iglesia románica. No te lo pierdas. Nos vamos a trasladar en el tiempo a conocer como las mentalidades y las inquietudes de una pequeña comunidad agraria de la Edad Media han quedado plasmadas en la piedra.

- Portada de la iglesia de Guerguitiáin

Otras entradas relacionadas con la iglesia de Guerguitiáín:
- El Greenman de Guerguitiáin
- Las patas de Oca, el canecillo de contenido sexual y la luz divina.

IGLESIA DE GUERGUITIÁIN 2/4 Portada


Simeón Hidalgo ha estudiado en profundidad la iglesia de Guerguitiáin e interpretado sus figuraciones (ver bibliografía al final de este al final de este artículo). A su magnífico trabajo le debo buena parte de lo que aquí se va a comentar.
Lo más interesante de la iglesia de Guerguitiáin es su portada. Sus capiteles están adornados con figuraciones muy sencillas que casi parecen realizadas por un niño. En realidad, hay que imaginar a Petrus como un maestro cantero rural, que cubría los encargos de pequeñas poblaciones que no se podían permitir a artistas de mayor capacidad y calidad. Pero, por contra, el maestro Petrus nos lleva directamente con su escultura a la Navarra más rural y apartada de finales del siglo XII, que es cuando se piensa que trabajo Petrus. Simeón Hidalgo cree que Petrus también intervino en las iglesias de Vesolla, Sangáriz, Garayoa y Eusa entre otras, pero la iglesia de Guerguitiáin es su obra más emblemática.
Profundicemos ahora en el simbolismo de la portada que tiene mucho más que decir de lo que en principio pudiera parecer debido a su sencillez.
La portada de la iglesia de Guerguitiáin se abre en la fachada sur de la iglesia. También arquitectónicamente es muy sencilla. Carece de tímpano, las columnas son demasiado cortas y los capiteles son rústicos y de escaso volumen. Pero lo interesante es lo que podemos ver en esos capiteles, la escultura que labró Petrus.  
Hay un motivo recurrente, que recuerda a un báculo de obispo. Puede ser una manera de manifestar la posesión de la iglesia por su jerarquía terrenal y su preeminencia espiritual sobre los fieles. Simeón Hidalgo aporta una hipótesis muy sugerente. Podrían ser los zarcillos que nacen en las vides y por tanto símbolo del vino y de la Eucaristía, uno de los sacramentos fundamentales del cristianismo. Eso quedaría corroborado por el racimo de uvas y la espiga de trigo que vemos en uno de los capiteles de la izquierda. El pan y el vino, la sangre y el cuerpo de Cristo. La espiga se encuentra invertida, tal como sucede en los campos de cereal ya granados y listos para la cosecha donde el peso del grano hace que la espiga se incline hacia el suelo. El báculo-zarcillo de vid es un motivo recurrente en el estilo de Petrus.

Báculos-zarcillos, racimo de uvas y espiga en uno de los capiteles de Guerguitiáín
La iglesia de Guerguitiáin es un ejemplo de cristianización de costumbre paganas. Se da un doble mensaje en su escultura, pagano y cristiano. Al fin y al cabo hay que pensar que la población que vivía en lo que hoy es el despoblado de Guerguitiaín estaba alejada de las ciudades y de las influencias culturales y religiosas nuevas y conservaría todavía supersticiones y creencias ancladas en lo ancestral.
Por eso el maestro Pedro refleja la naturaleza que veía a su alrededor. Utiliza elementos de la naturaleza para que su escultura fuera fácilmente comprendida por aquellos agricultores y ganaderos que vivieron a la sombra de la Peña de Izaga.
Esa visión de la naturaleza y su interpretación cristiana la tenemos reflejada perfectamente en uno de los capiteles más interesantes que se encuentra a la izquierda de la portada.

Capitel del ave y el cielo de la portada de Guerguitiáin
Vemos un pájaro rodeado del sol, la luna y las estrellas y lo que parecen ser tres hojas de árbol. El ave y el cielo bajo el que trabajaban y vivían los aldeanos de Guerguitiáin y las hojas que representan los árboles que salpicaban sus campos. Pero por otra parte el ave representa el alma, como desde tiempos paganos, como podemos ver por ejemplo en la estela funeraria romana de la iglesia de San Pedro de Lizarra en Estella. El sol, colocado en posición preeminente ya que está en posición centrada y elevada en la composición del capitel es símbolo de Dios, no sólo del Dios cristiano. El sol ha sido considerado dios en muchas culturas y civilizaciones aparte de la cristiana. Pero por otra parte el sol también representa a Cristo, que domina sobre el orbe y toda la naturaleza representada en las estrellas , la luna, y en la naturaleza representada en el ave y en las hojas del árbol.
Por otra parte las tres hojas pueden representar, tal como comenta Hidalgo, a la Trinidad. Las hojas se encuentra al lado de dos representaciones de báculos-zarcillos, como si se aludiera a la preeminencia de la iglesia para comentar e interpretar el mundo a los fieles. Ese mundo está reflejado en los otros motivos del capitel: el sol, el ave, la luna, las estrellas y las hojas de árbol.

Por último reproduzco la interesante lectura de este capitel por Simeón Hidalgo: "El págajo o ave significa el alma del creyente. L luna creciente bajo us pies vence a las tinieblas, símbolo e la muerte y el pecado. Las estrellas bajo la luna representan la luz, la vida, el bien. Luz y tinieblas, muerte y vida, pecado y bondad. Es la lucha entre opuestos. La estrella superior con más rayos es el sol. Las tres hojas bordeadas del lado derecho de la mandorla representan a la Trinidad. Tres personas distintas y un solo Dios verdadero Las líneas en espiral es la representación de los zarcillos e la vid que simbolizan a Jesús."
Como podemos ver, lo pagano y lo cristiano, la naturaleza y su interpretación por la Iglesia, se entremezclan. De esta manera se establece una conexión con aquellos hombres y mujeres que, integrados en la naturaleza que les rodeaba, tenían, con el cristianismo, una nueva manera de comprenderla que les alejaba de otros dioses , supersticiones o tradiciones anteriores.

Uno de los símbolos solares de Guerguitiáin
Muy relevantes son los símbolos solares que podemos ver en otros capiteles. Estos símbolos eran habituales en los pueblos prerromanos como los celtas y los vascones. Uno de ellos es prácticamente igual al de la lápida funeraria romana de la iglesia de San Pedro de Lizarra de Estella. Este símbolo de raigambre pagana se encuentra entre báculos y espigas, símbolos de la iglesia cristiana y la eucaristía. Hidalgo cree que las seis puntas de este símbolo aluden a los seis días de la creación y que estos símbolos son representación de la rueda de la vida. En esta misma interpretación del símbolo solar por Hidalgo también podemos ver una cristianización de lo pagano y precristiano.
Hay que señalar que las espigas que acompañan a este símbolo solar están creciendo, es decir, la espiga todavía no ha desarrollado el grano y por eso, al contrario de la que vimos con el racimo de uvas que estaba hacia abajo, se encuentran hacia arriba. Es el sol el que dará a las espigas la madurez necesaria. Gracias al sol darán fruto y de su fruto el pan con el que se alimentarían los pobladores de Guerguitiáin. Por tanto, en este capitel también podemos ver la representación de la importancia de las labores agrícolas y lo necesario que era el buen fin de la cosecha para aquellos campesinos de la Edad Media. De alguna manera es un capitel propiciatorio. Su inclusión en en la portada de la iglesia sirve de "amuleto" para que el buen tiempo, el sol, aleje el pedrisco y las tormentas o cualquier mal que pudiera acaecer a los campos y traiga una buena cosecha.

Símbolo solar junto a báculos y espigas
En otros capiteles de la portada aparecen caras. Unas aparecen con orejas bien marcadas y otras sin ellas. Según Hidalgo los orejudos serían hombres, y los rostros sin orejas mujeres aludiendo al tocado que era habitualmente usado por las mujeres en la Edad Media y que tapaba sus orejas. Hidalgo comenta que estos rostros representarían a los hombres y mujeres del pueblo de Guerguitiáin. Yo creo que no sólo a los que por entonces vivían. También podrían ser una representación simbólica de los antepasados, de todos los fallecidos de la pequeña comunidad. Su presencia en la iglesia les haría presentes a sus descendientes y tendrían siempre un recuerdo en los rezos y oraciones que se hicieran luego en el interior de la iglesia. Es decir, de alguna manera estas caras representan a la comunidad de Guerguitiáin, a los vivos y a los muertos.

Personaje representado en uno de los capiteles. Se pueden apreciar perfectamente sus orejas
Pero quizás lo más curioso de la portada, tal como señaló Simeón Hidalgo, son el extraño personaje que se encuentra en uno de los capiteles de la derecha, una extraña decoración en la base de los capiteles que nos hará hablar del Camino de Santiago y un personaje nada pudoroso que exhibe su pene sin pudor.
- Continuación: El greenman de la iglesia de Guerguitiáin

Bibliografía:
Hidalgo Valencia, Simeón: La ruta del maestro Petrus de Guerguitiáin. 2012
Hidalgo Valencia, Simeón: El mensaje en piedra del maestro Petrus. 2012

© Julio Asunción

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra", "Tesoros del arte y de la historia de Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.