CADENAS DE LAS NAVAS DE TOLOSA EN MENDAVIA

Cadenas de Las Navas de Tolosa en Mendavia

En otros artículos publicados en este blog ya he hablado sobre las cadenas de las Navas de Tolosa, cadenas que fueron traídas como trofeo por el rey Sancho el Fuerte de la decisiva batalla de las Navas de Tolosa ganada en el año 1212 a las huestes del Miramamolín Al-Nasir. En esos artículos también se ha explicado como entre el reinado de Carlos II el Malo (1332-1387) y Carlos III el Noble (1387-1425) esas cadenas pasaron a integrarse en el escudo de Navarra. El escudo con las cadenas fue oficializado en el año 1910 cuando se aprobó por la Diputación Foral el modelo creado por Arturo Campión, Julio Altadill y Hermilio de Oloriz unificando las diferentes versiones de escudos con cadenas que se utilizaban hasta el momento y tomando como modelo de eslabones los conservados de la batalla.
En la bibliografía relacionada con la batalla de Las Navas de Tolosa se hace referencia a tres lugares donde se han conservado tramos de las cadenas de las Navas. De ellos ya he hablado en otro artículo de este blog. Son los tramos de Roncesvalles, del Palacio de Navarra en Pamplona y el de la catedral de Tudela.
En este artículo quiero dar a conocer un tramo de cadenas de la batalla de Las Navas de Tolosa que ha pasado totalmente desapercibido entre los investigadores que han tratado sobre la famosa batalla. Es el que se encuentra en la ermita de la Virgen de Legarda en Mendavia. Yo tampoco tenía conocimiento de este tramo de las cadenas de las Navas. De hecho tuve noticia de las mismas por casualidad, al ver el programa de Navarra Televisión Tiramillas dedicado a esta localidad de la merindad de Estella.


Ermita de la Virgen de Legarda en Mendavia

Lo que a continuación expongo lo he tratado en uno de los capítulos de mi libro Tesoros del arte y de la historia de Navarra.
Empecé a investigar sobre el tema. Y, cuál fue mi sorpresa, cuando me di cuenta que las cadenas de Mendavia tienen tantas posibilidades de ser realmente traídas de la famosa batalla como cualquiera de los otros tramos guardados en Roncesvalles, Tudela y Pamplona que han sido nombrados reiteradamente en la bibliografía que trata sobre la famosa batalla de la Reconquista.
Por una parte las cadenas que se guardan en Mendavia se recuerdan en el pueblo desde siempre. No hay constancia alguna de que estas cadenas fueran realizadas en tiempos recientes. Es una tradición que viene de siglos y que ha dejado huella en Mendavia. Un sencillo ejemplo de ello y de lo arraigado de esta tradición en la cultura popular es aquella jota cantada en el pueblo que dice:
Nuestra Virgen de Legarda
es pequeñita y galana
es patrona de tres pueblos
Lodosa, Mues y Mendavia
Las cadenas de mi escudo
en las Navas se ganaron
se trajeron a Mendavia
y en Legarda se colgaron.
Además la veracidad de esta tradición también está apoyada por la historiografía local. Así lo hace Ángel Elvira, el historiador y artista más afamado de Mendavia, con Mª Inés Sainz en su libro “Mendavia, su pasado” publicado en 2017. Igualmente lo hace Bruno Arpón Matute en su obra “Nuestra Señora de Legarda : Mendavia” del año 2007. Ambos libros fueron publicados por el Ayuntamiento de Mendavia.
Cuadro de Ángel Elvira donde aparece Sancho el Fuerte ofrendando las cadenas a la
Virgen de Legarda


Otro dato importante a tener en cuenta para valorar la realidad de esta tradición es el hecho de que los otros tramos reconocidos de cadenas están o estuvieron en importantes santuarios marianos de Navarra. Esto ha llevado a pensar que Sancho el Fuerte ofrendó estos trofeos a santuarios marianos. Quizás fue un agradecimiento por la protección divina de la Virgen en un tiempo en que los guerreros se encomendaban a Dios, Jesús a los santos o a la Virgen antes de ir a la batalla. También se ha interpretado que el agradecimiento a la Virgen fue debido al suceder la batalla de Las Navarra el día de la Virgen del Carmen, el 16 de Julio. Estos motivos pueden explicar el que encontremos las cadenas de Las Navas de Tolosa en los siguientes santuarios marianos:
- Santa María de Roncesvalles, hoy todavía uno de los principales santuarios marianos de Navarra y la virgen con más número de cofrades de Navarra.
- Catedral de Tudela. Era el santuario de la la Virgen Blanca que era la que gozaba de mayor devoción en Tudela antes de que Santa Ana se convertiera en la actual patrona de la capital de la Ribera. Tudela fue el principal lugar de residencia del rey Sancho el Fuerte.
- Santa María de Irache, uno de los santuarios importantes en el Camino de Santiago. De aquí proceden las cadenas que podemos ver en el Palacio de Navarra y que fueron llevadas allí tras la desamortización de los bienes eclesiásticos de la primera mitad del siglo XIX.
Pero, al igual que estos importantes santuarios, en el siglo XIII la ermita de la Virgen de Legarda era uno de los santuarios marianos principales de Navarra. De hecho hay constancia de la existencia de este templo desde el siglo XI aunque el edificio que hoy vemos corresponde a la primera mitad del siglo XIII.
Portada de la ermita de la Virgen de Legarda
Prueba de la importancia del santuario de la Virgen de Legarda en el siglo XIII es la importante reforma que se realizó en esa época. De estos tiempos procede la interesantísima portada protogótica que, muy probablemente, se realizó en tiempos de Sancho el Fuerte. Lógicamente esta reforma tuvo que financiarse gracias a la importancia del santuario y es una prueba más de la devoción que despertaría este santuario en aquella época, devoción que no se ha perdido y que se recuerda cada año con las multitudinarias romerías que se acercan a Legarda.
Todavía hay más indicios que nos llevan a decir que las cadenas de Legarda deben de ser valoradas adecuadamente y tener su lugar en la bibliografía que trata de Las Navas de Tolosa.
Gómez García de Agoncillo fue alférez real del rey Sancho el Fuerte entre los años 1209 y 1214. Como uno de sus caballeros más cercanos acompañó al rey en la batalla de Las Navas. No sólo eso. Como alférez real dirigió junto al rey Sancho el Fuerte a las tropas navarras en la batalla. El padre de Gómez García de Agoncillo ya había sido caballero de Sancho el Sabio, padre a su vez de Sancho el Fuerte.
Gómez García de Agoncillo era señor de Calahorra y Agoncillo. Bajo sus dominios también se encontraba Mendavia. No sería de extrañar que el rey Sancho también quisiera agradecer a Gómez de Agoncillo su participación en las Navas de Tolosa entregando uno de los tramos de las cadenas traídas como trofeo del campo de batalla al santuario de la Virgen de Legarda, santuario que, como antes ya se ha mencionado, era importante en aquella época y seguramente el más importante en los dominios de Gómez de Agoncillo.


Otro indicio importante que apoya la veracidad de las cadenas de Mendavia es la similitud de las cadenas expuestas en el santuario de la Virgen de Legarda en Mendavia con las de Roncesvalles y Pamplona. No con las de Tudela, ya que las de Tudela son una refundición del hierro de las cadenas de Las Navas tras haber fundido las cadenas originales para hacer la reja de un sagrario. Posteriormente esta reja fue refundida de nuevo imitando a las cadenas originales, si bien los eslabones no salieron exactamente iguales tras la refundición a los de Roncesvalles a Pamplona.
Cadenas de Mendavia
Tuve ocasión de examinar y medir los eslabones de las cadenas de Mendavia gracias a la amabilidad del párroco de Mendavia D. Domingo Urtasun, a quien desde estas páginas quiero mostrar mi agradecimiento. Igualmente examiné y medí los eslabones de las cadenas expuestas en Roncesvalles con el beneplácito de la responsable del Museo de Roncesvalles Assunta Recarte. La similitud entre los tramos de cadenas de Roncesvalles y Mendavia es evidente.
Se aprecia en los dos casos que el forjado es antiguo, no un forjado industrial que acreditaría un trabajo más moderno. Al ser el forjado manual hay pequeñas diferencias entre los eslabones. Aunque la mayoría tienen una longitud que oscila entre los 13,5 y 15 cm.
Por todo lo explicado creo que hay datos suficientes para revindicar, mientras no haya prueba en contrario, que el tramo de cadenas de Las Navas de Mendavia proviene de la batalla de Las Navas de Tolosa, tal como ya se considera con los tramos de Roncesvalles, Pamplona y Tudela.
Recopilando, estos son los datos a favor de la veracidad de las cadenas de Las Navas de Mendavia:
- Tradición sostenida durante siglos por los mendavieses de que las cadenas son originales de la batalla de Las Navas de Tolosa.
- La bibliografía local que apoya esta tradición.
- Estar depositadas en un importante santuario mariano en época de Sancho el Fuerte, igual que los otros tramos conservados.
- El pertenecer en esa época Mendavia a Gómez de Agoncillo, alférez real del rey Sancho el Fuerte y participante en la batalla de Las Navas de Tolosa.
- La similitud tipológica con las cadenas guardadas en Roncesvalles y Pamplona.
El tramo de Mendavia es el tramo que más eslabones de las cadenas de Las Navas conserva, un total de 43. Roncesvalles tiene 32 eslabones divididos en dos tramos más pequeños y Pamplona y Tudela una docena.
Hay otro dato muy interesante que tenemos que analizar. Junto a las cadenas de Mendavia se exponen dos cancelas de hierro que la tradición dice que también proceden del cercado de la tienda del califa Miramamolín en Las Navas. Pero estas cancelas no son musulmanas. Son de clara tipología románica. Cancelas parecidas encontramos en la Catedral de Palencia, en la capilla de Santa Clara de la catedral de Jaca en la basílica de San Vicente de Ávila o el el Museo de Santa Clara en Murcia entre otras. Y otra cancela muy similar la encontramos en el claustro de la catedral de Pamplona. Otra tradición dice que las cancelas de la capilla de Las Navas del claustro de la catedral de Pamplona están hechas con la fundición del hierro de cadenas traídas de Las Navas. Las cancelas de Mendavia podrían tener este mismo origen. Está claro que, por su tipología, son rejas cristianas datables en el siglo XIII, tiempo en que sucedió la batalla de Las Navas. En este caso creo que la tradición mendaviesa de que rodeaban con las cadenas el palenque del rey moro no es cierta. Estas cancelas pudieron ser fundidas con el hierro de las cadenas para ser utilizadas como reja del sagrario o de un capilla del antiguo edificio del santuario de Legarda, tal como pasó siglos después con las cadenas de Tudela.
Cancelas de hierro de la ermita de la Virgen de Legarda
Y ante todo esto surge una pregunta. ¿Como es que estas cadenas no aparecen en la bibliografía que trata de la batalla de Las Navas de Tolosa? Es más, son desconocidas por la mayor parte de los navarros. Seguramente la respuesta esté en el hecho de que los demás tramos de cadena se encuentran en lugares de paso, sitios históricos muy importantes a lo largo del tiempo. Roncesvalles es uno de los hitos principales del Camino de Santiago. Asimismo el monasterio de Irache también está enclavado en el Camino de Santiago. Tudela es la segunda localidad en población de Navarra y además fue lugar de residencia de Sancho el Fuerte y su primer lugar de enterramiento. Roncesvalles, Tudela, Irache y Pamplona, donde hoy se encuentra el tramo de cadenas del Monasterio de Irache, aún hoy son poblaciones turísticas importantes. En cambio Mendavia se encuentra en un lugar poco visitado, alejado de las rutas turísticas.
Podíamos incluir una segunda razón del desconocimiento de las cadenas de Mendavia. Es posible que los mismos mendavieses no le den la importancia ni la publicidad que merecen. Cuál fue mi sorpresa cuando visite la ermita de la Virgen de Legarda para ver las cadenas. Cuando entré a la iglesia, me encontré que las cadenas estaban prácticamente ocultas detrás de una gran maqueta de la ermita. Esta maqueta, aunque de apreciable factura, no debería estar situada allí, ya que empequeñece y quita protagonismo a lo que realmente lo tiene: las cadenas de Las Navas. Junto a las cadenas se encuentran expuestas también las cancelas. No me cabe duda que esta maqueta debe ser trasladada. Por ejemplo podría situarse en el coro de ermita donde se podría apreciar mejor y, sobretodo, no quitaría protagonismo ni importancia al que debería ser considerado principal tesoro histórico de Mendavia. Seguro que muchos mendavieses bajo el mando de su señor Gómez de Agoncillo y siguiendo a su rey Sancho el Fuerte, estuvieron en esa épica batalla, Las Navas de Tolosa, una de las batallas más importantes de la historia de España. Esperemos que la cofradía de Mendavia de la Virgen de Legarda o el ayuntamiento tomen en cuenta esto y pongan en valor las cadenas trasladando la maqueta.
Por último, con respecto a los que puedan pensar que no hay pruebas concluyentes de la veracidad de Las cadenas de Las Navas, hay que decir que estamos hablando del siglo XIII, tiempos pasados donde las fuentes son sumamente escasas, y más con respecto a la batalla de Las Navas donde la historiografía castellana es predominante. Cuando tratamos de estos siglos los historiadores muchas veces tenemos que guiarnos por indicios que en conjunto lleven a conclusiones que tengan un alto grado de veracidad. Y eso es lo que pasa con las cadenas de Las Navas. De hecho no hay ninguna prueba en contra de la veracidad de esta centenaria tradición.
Y acabo este largo artículo con una propuesta que no creo sea nada descabellada. Curiosamente el escudo de Mendavia no lleva las cadenas. Hay que recordar que no sólo las cadenas de Las Navas aparecen en el escudo de Navarra. Muchos municipios de Navarra las representan en sus escudos recordando su condición de pueblo navarro y también tradiciones que dicen que guerreros de sus localidades lucharon con Sancho el Fuerte contra el Miramamolín en Las Navas. Así pasa con más de cuarenta pueblos y ciudades de Navarra entre las que están Pamplona, Tudela, Sangüesa, Los Arcos, Puente la Reina, Viana, Villava, Barañáin, Estella, etc.
Una manera de dar valor e importancia a las cadenas de Las Navas que se guardan en el santuario de la Virgen de Legarda sería la modificación del escudo de la localidad. Creo que sería buena idea que, poseyendo el tramo con más número de eslabores de las cadenas de la batalla, cadenas que pasaron a formar parte del escudo de Navarra, no se hayan reflejado en el escudo de Mendavia. Lo más sencillo sería orlar el actual escudo de Mendavia con cadenas tal como podemos encontrar en otros escudos de pueblos de Navarra. Un ejemplo de la modificación sería el siguiente:
Actual escudo de Mendavia

Propuesta de escudo de Mendavia con las cadenas
(Escudos basados en los diseños de Miguillen)

Esta modificación serviría no sólo para dar publicidad a este tema y la difusión por toda Navarra de que Mendavia tiene uno de los tramos de las cadenas de Las Navas. También crearía un sentimiento de orgullo en el pueblo al sentirse partícipes de una gesta tan importante como fue la batalla de Las Navas de Tolosa. Además serviría para que los pequeños de Mendavia empezaran a conocer su historia. Además sería una manifestación del amor de los mendavieses por su pasado. 
Si tienes cualquier comentario o sugerencia sobre este artículo no dudes en compartirlo en la sección de comentarios. Estaría genial que los mendavieses que lo leyeran opinaran sobre el mismo y, si alguien tiene alguna noticia o información más sobre las cadenas de Mendavia que la compartiera en los comentarios. 
© Julio Asunción

1 comentario:

Libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
Tesoros del arte y de la historia de Navarra es un recorrido guíado donde conoceremos las historias y las curiosidades de 25 de las obras de arte y objetos históricos más importantes de Navarra.
Pueblos guerreros de Navarra es una guía arqueológica para conocer los castros vascones, celtíberos y berones de Navarra
Lugares de Navarra que te gustará conocer te acerca a pueblos y enclaves poco conocidos, que no salen en las guías turísticas habituales pero que seguros que te van a sorprender.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.