.
.

HISTÓRICA PROCESIÓN MARIANA EN PAMPLONA 13-11-2016

El  13 de noviembre de 2016 fue un día muy especial en Pamplona. Como colofón del Año de la Misericordia se celebró en Pamplona una procesión singular en la historia de la capital Navarra, la Magna Procesión Mariana Jubilar. 



Por primera vez se reunían en Pamplona buena parte de las vírgenes que suscitan más devoción y cariño en Navarra. Pero independientemente de la fe de cada uno era también una ocasión excepcional para contemplar de cerca algunas de las imágenes marianas de más valor artístico de Navarra.

Santa María la Real saliendo de la catedral
El acto empezó a la cuatro de la tarde con la salida de la catedral de Santa María la Real, Hacía más de cincuenta años que no salía de la catedral en procesión. Iba acompañada de la copia de Nuestra Señora de Roncesvalles que también se guarda en la catedral. Santa María la Real, una de las mejores vírgenes románicas de Navarra, estaba adornada para la ocasión con un precioso manto rojo bordado.
La procesión, tras pasar por la plaza del ayuntamiento, recogió en la iglesia de San Cernin  a la Virgen del Camino, otra de las vírgenes principales de Pamplona.

Virgen del Camino
Después la comitiva se dirigió a la iglesia de San Lorenzo, donde esperaban varias joyas del arte que presiden algunos de los templos y santuarios principales de Navarra. Allí estaba la Virgen del Puy de Estella, la Virgen de Rocamador de Sangüesa, la Virgen del Yugo de Arguedas, la Virgen del Olmo de Azagra, Santa Ana la Vieja de Tudela, la Virgen de Jerusalem de Artajona, la Virgen de Nieva de Peralta y una copia de la Virgen de Ujué. Se echaron de menos otras vírgenes, como la Virgen de Muskilda de Ochagavía o Nuestra Señora de Codés.
Fue una ocasión única para acercarnos a estas vírgenes que en sus templos se suelen encontrar a distancia de los feligreses, en camarines, tras verjas o sobre pedestales. Por ejemplo tuve la ocasión de sacar fotos a tan sólo unos centímetros a la pequeña pero valiosísima Virgen de Jerusalem de Artajona, que en su santuario hay que observar a varios metros de distancia al encontrarse en un camarín sobre el altar.

Virgen de Jerusalem
Virgen de Rocamador
O qué decir de la Virgen de Rocamador, que habitualmente se encuentra en el retablo mayor de Santa María de Sanguesa y que también hay que observar a distancia. O la Virgen del Yugo, cuyo santuario en el límite de las Bardenas no es fácil encontrar abierto.

Virgen de la Soledad
La procesión continuó con la salida de la iglesia de San Lorenzo de Nuestra Señora de la Soledad, más conocida como La Dolorosa, para unirse a tan nutrido grupo de excepcionales vírgenes. De hecho en la procesión pudimos ver juntas las tres vírgenes más importantes de Pamplona, Santa María la Real, La Dolorosa y la Virgen del Camino.
La comitiva, ahora multitudinaria con la suma de los cofrades y vecinos de los diferentes pueblos que acompañaban a sus vírgenes, se dirigió de vuelta a la catedral, pasando por la plaza del Ayuntamiento. 
Encabezando la procesión otra imagen única: El Ángel de Aralar en representación de la Barranca.

El Ángel de Aralar

La llegada de la comitiva a la catedral con las virgenes y el Ángel de Aralar fue recibida por miles de personas que llenaban completamente la catedral. Hubiera sido conveniente poner un par de pantallas gigantes en el exterior de la catedral para que los muchos feligreses que quedaron en la plaza frente la iglesia pudieran seguir la misa que se celebró a continuación con presencia de todas las imágenes.

Santa Ana la Vieja de Tudela y la VIrgen del Yugo de Arguedas
El tiempo no acompañó del todo y de vez en cuando los paraguas hacían presencia creando un curioso alfombrado de plástico bajo los pasos de las vírgenes. Pero ni siquiera el nublado empañó lo vistoso de la procesión ni impidió que feligreses y curiosos llenaran las calles de Pamplona en esa tarde de domingo.
En definitiva, la Magna Procesión Mariana Jubilar es un hecho para recordar en Pamplona y fue una ocasión única para disfrutar del arte con la contemplación de algunas de las imágenes más hermosas y valiosas de Navarra.

En los siguientes enlaces tienes más información sobre algunas de estas vírgenes y sus santuarios:
- Virgen de Roncesvalles
- Santa María la Real
- Virgen de Jerusalem
- Virgen de Ujué.
- Ermita de la Virgen del Yugo.


© Julio Asunción




Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.