.
.

EL PRIVILEGIO DE LA UNIÓN 8-9-1423

Comienzo del Privilegio de la Unión

El Privilegio de la Unión es el documento más importante de la historia de Pamplona. Para que nos demos cuenta de su valor tenemos que trasladarnos a comienzos del siglo XV. Pamplona estaba dividida en tres burgos o barrios que no dejaban de tener conflictos entre sí. Eran el barrio de la Navarrería, la población de San Nicolás y el burgo de San Cernin. Cuando hablamos de conflictos no nos referimos a simples riñas de vecinos. Estamos hablando de graves problemas que comprometían seriamente la seguridad y la integridad de Pamplona y sus habitantes y que a menudo acababan con muertos y destrucciones. Tal es así que en el año 1276, en la Guerra de la Navarrería, fue prácticamente destruido el barrio de este nombre. 

Debido a estas rivalidades entre los tres burgos podríamos decir que Pamplona en la Edad Media eran tres ciudades enfrentadas entre sí. Aquí entra el protagonista de esta historia: el rey Carlos III el Noble, apelativo ganado principalmente por ser él el que mediante el Privilegio de la Unión, el 8 de septiembre de 1423, acabó con estas disputas que hacían irreconciliables a los barrios de la ciudad, que estaban incluso separados por murallas. Cada uno de los barrios tenía su alcalde. Con el Privilegio de la Unión se suprimía el gobierno diferenciado por los que se regía cada uno de los barrios y se establecía un solo ayuntamiento situado en el punto de confluencia de los tres burgos. Desde entonces el ayuntamiento está en el lugar donde hoy lo conocemos. La corporación municipal estaría desde entonces estaría compuesta por representantes de los tres burgos agrupados en un órgano colegiado con 10 jurados con un alcade y un justicia que mancomunadamente velarían por la prosperidad de la ciudad. Las murallas que separaban los barrios serían derribadas. Se impondrían severas penas y castigos a los que contravinieran el deseo del rey y de muchos de los vecinos de Pamplona para establecer una paz duradera en Pamplona.
Podemos decir que el Privilegio de la Unión es la carta fundacional de Pamplona, es el origen de la Pamplona moderna. A partir de la promulgación de este documento se dejaron de lado las disputas y Pamplona se convirtió en una importante ciudad.
Además el privilegio de la Unión guarda otra joya fundamental en la historia de Navarra. En el documento el rey Carlos III establece el escudo unificado de la ciudad de Pamplona, el que prevalecería sobre los escudos que ostentaban cada uno de los burgos. El escudo de Pamplona desde entonces es un león con una corona encima. En otro artículo comentaremos su significado simbólico. Pero lo más importante es que el rey allí dice que león y corona estarán rodeados por las armas de Navarra: las cadenas ganadas en la batalla de las Navas de Tolosa. Esta es una prueba fehaciente de la antigüedad de las cadenas en el escudo de Navarra que ha sido puesta en duda en más de una ocasión, llegándose a decir que las cadenas de Navarra son posteriores a la conquista de Navarra de 1512, lo cual contradice de manera concluyente el Privilegio de la Unión, del 8 de septiembre de 1423, casi un siglo anterior a la conquista de Navarra.
Esta fecha debe ser recordada por todos los pamploneses que amen su historia. El Privilegio de la Unión es el hecho más importante del reinado de Carlos III el Noble. Incluso más importante que la construcción del bellísimo castillo de Olite o la hermosa catedral gótica de Pamplona, otros hechos, estos artísticos, que también honrar a este rey. Bien merecida es la estatua que se le levantó en la Plaza del Castillo donde nos enseña en una de sus manos el Privilegio de la Unión. Parece que quiera pronunciar las solemnes palabras escritas en el documento:
"...que las dichas tres jurisdicciones del Burgo, Población et Navarrería, de nuestra muy noble ciudad de Pamplona del día de oy en adellant a perpetuo sean et ayan a ser de una mesma jurisdiccion, de una mesma universitat, un cuerpo et un conceillo et una comunitat indivisible."
El Ayuntamiento de Pamplona realiza todos los años actos para conmemorar el Privilegio de la Unión. Uno de los más interesantes son las visitas guiadas que se realizan al edificio del Ayuntamiento donde todos los pamploneses y visitantes pueden acercarse a ese gran momento histórico protagonizado por Carlos III el Noble.
Quiero aprovechar este artículo para hacer una sugerencia . Creo que sería una gran idea exponer con las debidas condiciones el documento original del Privilegio de la Unión en el Ayuntamiento de Pamplona o en la Archivo de Navarra. Qué duda cabe que este documento histórico de extraordinaria importancia debe estar a la vista de sus verdaderos propietarios que son todos los vecinos de Pamplona. Además es un documento ejemplar, donde se busca un bien tan preciado como la paz, objetivo que debe ser perseguido siempre y que debe ser enseñado a las generaciones que nos van a suceder. El Privilegio de la Unión enseña que aunque la paz es un objetivo difícil se puede conseguir.

El original del Privilegio de la Unión debería exponerse. Al fin al cabo las copias son copias y no acaban de transmitir el pulso de la historia tan bien como lo hacen los documentos y objetos originales.
Sepulcro de Carlos III el Noble
Cuando visito la catedral de Pamplona, catedral que fue asaltada y saqueada durante la Guerra de la Navarrería, me acerco al magnífico sepulcro de Carlos III el noble. Algunas veces me parece que sonríe. Seguro que es la sonrisa del que recuerda un trabajo bien hecho.

Más información sobre el sepulcro de Carlos III el Noble en este enlace.

© Julio Asunción