.
.

PARQUE DE LOS DEPÓSITOS DE MENDILLORRI - Pamplona


Los depósitos de Mendillorri son los grandes depósitos de agua que almacenan el agua que abastece la ciudad de Pamplona. Desde las montañas y embalses el agua llega a estos depósitos para luego distribuirse entre los vecinos de la capital navarra. No mucha gente de Pamplona los conoce, y es una pena porque además de satisfacer la curiosidad de saber el lugar de donde procede el agua del grifo que consumen los pamplonicas, alrededor de los depósitos se ha creado un hermoso parque que es al mismo tiempo jardín botánico y mirador sobre la ciudad y la Cuenca de Pamplona.



 Así, en el parque de los depósitos de Mendillorri podemos disfrutar de un agradable paseo entre una variada muestra de árboles identificados con cartelas. Además el parque tiene el atractivo de poder visitar en la Casa de las Aguas una exposición sobre el abastecimiento del agua de la capital navarra y ver incluso el interior de uno de los depósitos de agua más antiguos que a día de hoy todavía abastece a la ciudad.


Otro de los atractivos del parque son los miradores con mesas de orientación con vistas sobre la zona sur de Pamplona y también sobre la Cuenca de Pamplona.



El parque cuenta además con un área recreativa con bancos y mesas de madera y también con toboganes, columpios y otras atracciones para los niños. 

En una ciudad como Pamplona, con abundancia de zonas verdes, no podemos dejar de visitar este original parque donde los árboles y el agua nos recordarán lo dependientes que somos de la naturaleza para tener una buena calidad de vida.

PARQUE DE LOS SENTIDOS - Noáin


El Parque de los sentidos es uno de los jardines más interesantes de Navarra. Se encuentra en Noáin uno de los pueblos de la Cuenca de Pamplona, localidad más conocida por encontrarse en su municipio también el aeropuerto de Navarra, conocido como aeropuerto Noáin-Pamplona. El parque de los sentidos se encuentra en el centro de Noáin, detrás de su ayuntamiento de vanguardista arquitectura.
Al parque de los sentidos le viene el nombre de su original diseño paisajístico. El parque fue inaugurado en el año 2006 y fue diseñado por el servicio de jardinería del Ayuntamiento de Noáin, bajo la dirección de Mikel Baztán.



Está dividido en cinco zonas que se disponen alrededor de un bonito estanque. Cada zona del parque está dedicada a uno de los sentidos humanos. Así encontraremos una zona dedicada a la vista, otra al oído, otra al gusto, otra al olfato y otra al tacto. Al mismo tiempo cada una de estas zonas representa uno de los estilos de parques que podemos encontrar por el mundo. Así, la zona dedicada a la vista, con hermosas flores que recrean este sentido, se encuentra dedicada al típico jardín inglés. La zona dedicada al tacto, se recorta en parterres que recuerdan al jardín francés, al tiempo qué podemos tocar las plantas para apreciar la diferente textura y tacto de sus hojas y tallos.
Una de las zonas más bonitas del parque de los sentidos de la dedicada al oído, donde el trinar de los pájaros y el sonido del agua corriendo en pequeños arroyos acariciaran este sentido. En la zona del oído encontramos un jardín inspirado en los hermosos y tranquilos jardines japoneses.


El parque de los sentidos es muy poco conocido, al encontrarse fuera de cualquier circuito turístico, pero bien merece una visita y un tranquilo paseo. En este parque podemos disfrutar de un lugar natural pero que al mismo tiempo ha sido diseñado de manera muy original por el ser humano para ofrecernos una experiencia distinta y relajante.


En el parque de los sentidos podremos sentir la textura de las plantas, el olor de las flores, la belleza de la vegetación, el sonido de la naturaleza. Regalaremos nuestros sentidos, y seguro que nos cargaremos de energía positiva. Al mismo tiempo parecerá que nos trasladamos de los hermosos jardines franceses de perfecta geometría al típico y sinuoso jardín inglés, al sobrio jardín italiano, o a la generosa huerta Mediterránea.


Un lugar ideal para pensar en soledad arrullados por el sonido del agua de los caños del estanque o para pasear con la familia.

EL NOMBRE MÁS ANTIGUO DE UN PAMPLONICA - Sello de Lucio Cornelio Celso


En la catedral de Pamplona, dentro de la exposición permanente del Museo Diocesano actualmente conocida como Occidens, encontramos una pieza muy especial. Es un pequeño sello que pasa desapercibido para la mayoría de los visitantes. Está en la sala dedicada a la arqueología de la catedral de Pamplona. En esta sala podemos ver los restos más antiguos de la ciudad de Pamplona, un tramo de una calle de época vascona y varios muros de una casa romana. En esa misma sala, en unas pequeñas vitrinas, están expuestas algunas piezas arqueológicas de las que aparecieron en el antiguo solar de la Pompelo romana. Allí encontramos un sello compuesto por una placa de bronce de 6 cms. de largo y un anillo, donde se puede apreciar, en negativo, el nombre de Lucio Cornelio Celso. Lucio debió de ser seguramente un personaje de cierta relevancia en la ciudad, probablemente un comerciante o magistrado. Este sello lo debió utilizar para firmar documentos o para estampar su nombre en cerámicas u otros objetos donde quería que constará su propiedad o procedencia.


El sello se encontró en una antigua casa romana que se excavó en el año 2004 en la Plaza de los Corazonistas, en los jardines que hoy se encuentran frente a la iglesia de San Fermín de Aldapa, junto al archivo de Navarra. ¿Cuál es la importancia de este sello en la historia de Pamplona? La importancia reside en que Lucio Cornelio es, gracias a este sello, el primer nombre conocido de un habitante de Pamplona. Lucio vivió en el siglo II d.C.
Es una pena que la villa de Lucio Cornelio no se haya conservado para que pudiéramos hoy ver la casa donde vivió este antiguo pamplonica. Hoy ha sido sustituida por los jardines actuales. Los restos de la casa todavía existen, ya que se evitó construir el aparcamiento proyectado en la plaza pero se decidió volver a tapar los restos con el parque actual en vez de poner el yacimiento arqueológico en valor, como hubiera sido lo deseable.

Plaza de los Corazonistas, lugar donde estuvo la casa de Lucio Cornelio Celso


Creo que sería una buena idea eliminar el jardín y volver a sacar los restos, consolidarlos y musealizarlos. Así se sacaría a la luz un pedacito muy importante de la historia de Pamplona y de la antigua ciudad de Pompelo. Si no fuera posible esta opción al menos no estaría de más que se instalara en el lugar algún panel informativo sobre Lucio Cornelio y su antigua casa con algunas fotos de las excavaciones arqueológicas que se hicieron en el lugar.
También es una pena que tampoco se haga mención del amigo Lucio en la exposición museográfica de la catedral, ya que el hecho de que el pequeño sello refleje el nombre del pamplonica más antiguo conocido, le da una importancia a la pieza arqueológica que merece ser resaltada.
¿Algún pamplonés conociendo esta historia llamará a su hijo Lucio? Quien sabe. Igual alguna vez, en el futuro podríamos oir: "Me llamo Lucio, como el pamplonica más antiguo conocido".

Bibliorafía: "La Pamplona reencontrada" Adriana Ollo Casas (et  al.) - 2008 - Ayuntamiento de Pamplona.

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.