EL HOMBRE DE OJO GUAREÑA Museo de Burgos

El hombre de Ojo Guareña

Pocas muertes nos pueden resultar más horribles que perdernos en una cueva y morir rodeados de oscuridad víctimas del hambre y de la desesperación. Eso es lo que le pasó al hombre de Ojo Guareña hace 2.500 años.
El esqueleto completo del hombre de Ojo Guareña está expuesto en una de las salas del Museo de Navarra. Ojo Guareña es el segundo complejo kárstico más extenso de la Península Ibérica y uno de los diez mayores del mundo. Kilómetros de cuevas lo recorren, en gran parte laberínticas. El hombre de Ojo Guareña se perdió tras apagarse la antorcha con la que se iluminaba y, desesperado, deambuló a oscuras por el laberinto de galerías.
Así pasaron las horas y los días. Para no morir de sed trató de retener el agua que escurría por las estalactitas fabricando una pequeña presa que construyó con la arcilla del suelo y fragmentos de estalactitas como ha quedado constancia por los restos hallados en la cueva cerca del cadáver. 
Hay que suponer que al final se tuvo que resignar a su dramático destino, ya que se encontró el esqueleto tal como hoy se expone, tendido boca arriba y con los brazos sobre el pecho. Es como si esperara la muerte al darse cuenta de que le era imposible encontrar la salida. Seguramente la debilidad tras días de hambre y agonía le había llevado a la conclusión de que era mejor acabar de una vez y que era absurdo seguir deambulando por las estrechas galerías. Quizás ese goteo persistente del agua de las estalactitas poco a poco le había ido volviendo loco. O quizás la oscuridad absoluta y el aislamiento le había llevado a alguna de esas experiencias espirituales que tan bien conocían los chamanes de la prehistoria que acostumbraban a frecuentar las cuevas en busca de la comunicación con sus dioses. Puede ser que se tendiera en el suelo a esperar a sus propios dioses que por fin le guiarían a la luz, la luz del más alla. Lo cierto es que allí quedó para siempre el hombre de Ojo Guareña del que nunca sabremos su nombre.

Detalle del hombre de Ojo Guareña


Está documentado que las cuevas de Ojo Guareña también tuvieron un carácter ritual en la prehistoria. Seguramente era una cueva sagrada donde se realizaron ritos de iniciación o de purificación.

¿Pudo ser el hombre de Ojo Guareña un chamán que voluntariamente se internó en la cueva para esperar la muerte? No lo parece. El esqueleto corresponde a un joven de unos 20 años de edad. Parece muy joven para ser el líder espiritual de un grupo o para buscar voluntariamente la muerte por padecer vejez o enfermedad. Por otra parte presenta una rotura en el lado izquierdo de la cara, rotura que pudo ser provocada por algún impacto contra la roca durante su infructuosa búsqueda de la salida de las cuevas en la más completa oscuridad.
Sabemos que el joven vivió en el siglo VI a.C. por la datación de una fíbula de bronce y los restos de un broche de cinturón que pertenecían al joven y que aparecieron junto al esqueleto. Son objetos de prestigio, por lo que seguramente el joven era un personaje de la élite local.

Fíbula y broche de cinturón del hombre de Ojo Guareña


Es raro que su gente no intentara rescatarle si además pertenecía a la élite social de su grupo. ¿Puede ser que el joven se internara en la cueva curioseando por su cuenta y sin haber dicho a nadie donde se metía? En ese caso el joven simplemente desapareció para sus allegados. Dando rienda suelta a la imaginación, podemos dar más hipótesis. ¿Podría ser que el joven hubiera sido dejado en lo más intrincado de la cueva por orden de los jefes de su pueblo a sabiendas de que nunca saldría de allí por algo que hizo?¿O fue el joven que huyendo de algo o de alguien se refugió en la cueva para nunca más salir de allí? Quizás la herida de la cara no se la hizo en la cueva y el joven huía del agresor que se la infringió.
Hay quien llama al hombre de Ojo Guareña "El Príncipe". Este ilustre sobrenombre se debe a la leyenda que dice que un príncipe godo se había perdido en las cuevas y murió en su interior.  Lógicamente el hombre de Ojo Guareña no pudo ser un príncipe godo ya que los visigodos tardarían todavía muchos siglos en aparecer por estas tierras. Pero ¿pudo ser un príncipe de aquellas tribus de la I Edad del Hierro que vivieron en el norte de Burgos?

El hombre de Ojo Guareña se llevó todas las respuestas a aquella soledad maldita de las cuevas de Ojo Guareña.

- Museo de Burgos

© Julio Asunción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.