.
.

EL SANTUARIO DE SAN PABLO Y SANTA FELICIA Labiano

Santuario de San Pablo y Santa Felicia
La basílica de San Pablo y Santa Felicia es el santuario más importante del valle de Aranguren y lleva suscitando desde hace siglos la devoción de los vecinos no sólo del valle, sino de muchos pueblos de la Cuenca de Pamplona.

- Localización del santuario de San Pablo y Santa Felicia

Aquí reposan los restos de Santa Felicia, que fueron traídos desde el lugar de su muerte, en Amocáin, en los lomos de una mula. En estos enlaces tienes la historia del asesinato de la santa por su hermano y del curioso traslado del cadavér de Felicia:
En el lugar donde la tradición dice que cayó la mula que llevaba el cuerpo sin vida de santa Felicia hay un conjuradero con un techado y varios bancos de piedra. En el suelo podemos ver dos lápidas de piedra Esta lápidas aparecieron cuando se realizaron obras en el lugar para mejor adecuar el entorno del santuario. Son tumbas medievales que la tradición atribuye a los señores de Amocáin, Felicia fue sirvienta de los señores de Amocáin. Estos dejaron sus tierras y sus riquezas para servir a la santa después de muerta cuidando del santuario.
El consuradero donde cayó la mula y la basílica de la santa al fondo
Junto al conjuradero que hace las veces pequeño refugio se levanta la ermita-basílica dónde está enterrada Santa Felicia. Frente a la ermita hay un pequeño y agradable jardín con una fuente poblado de hermosos árboles, alguno de gran porte. Muchos llamaban a este jardín “el hierbín de la santa".
El "hierbínde la santa"
Gracias a la amabilidad de Javier, vecino de Labiano, pude visitar el interior de la ermita. La antigua ermita medieval dedicada a San Pablo que existía cuando el cuerpo de la santa llegó aquí fue destruida por un incendio. La iglesia actual fue reedificada en 1753 en tiempos del Barroco. En los años 80 y 90 del siglo XX la iglesia fue de nuevo restaurada, tomando el aspecto que ofrece a día de hoy. Las dimensiones son más propias de una ermita o una pequeña iglesia que lo que actualmente entendemos por una basílica. Mide 20 m. de largo por 7,45 metros de anchura. En el crucero alcanza los 12,4 metros. Pero es basílica por su importancia como santuario que llevó al Papa León XIII a declarar a este pequeño templo basílica en 1899. El interior es sencillo pero probablemente en esta sencillez radica su belleza.
Interior del santuario de San Pablo y Santa Felicia
Exvoto de niño en el santuario
Aparte de un crucificado y un cuadro de San Francisco Javier nos llamarán la atención los cuadros de niños que son exvotos de agradecimiento por curaciones milagrosas. A Santa Felicia se le atribuyen muchos hechos milagrosos, por lo que los exvotos, hoy muchos guardados fuera de la vista, era muy abundantes.
En el brazo derecho del crucero vemos un ataúd vacío. Era el ataúd en el que se transportaba el cuerpo de Santa Felicia a otros pueblos del valle cuando era necesaria su intercesión para evitar las sequías, los daños del granizo, lluvias torrenciales, plagas o enfermedades. Es curioso, como en algunas partes del ataúd se puede apreciar que se han sacado astillas por los fieles que arrancaban estos trocitos de madera a modo de reliquias.
Ataúd de Santa Felicia
Actualmente ya no se saca el cuerpo de la santa a los pueblos, pero la devoción sigue siendo fuerte hacia este santuario. Y hacia Santa Felicia. Prueba de ello son las romerías que los pueblos del Valle de Aranguren realizan todos los años al santuario. Hace años hasta aquí también peregrinaban las parroquias del Valle de Egües y las del Valle de Unciti. Todavía hoy se procesiona la reliquia del brazo de Santa Felicia que posteriormente queda expuesta en la basílica para que los feligreses la besen. Hace años se aprovechaban estas fiestas para bendecir los campos.
Reliquia del brazo de Santa Felicia
En el retablo barroco presidido por una pintura de san Pablo cayendo del caballo, se encuentra el cadáver de Santa Felicia. Unas pequeñas puertas correderas dejan ver el cuerpo de la santa del que se puede apreciar perfectamente la calavera. Los días de romería muchos feligreses frotan telas y paños en la urna de cristal donde se encuentra la santa. Hay la creencia popular que tales telas alivian los dolores aplicados sobre las zonas donde sufran dolores.
La urna con el cuerpo de Santa Felicia
En la pared vemos un cuadro donde se explica la leyenda de Santa Felicia y San Guillermo. Allí vemos a Guillermo presto a asestar la puñalada mortal a su hermana. Un asesinato que ha pasado a convertirse en una de las leyendas más bonitas y conocidas de Navarra. De hecho en el pueblo de Obanos se celebra la representación de esta leyenda. Obanos de alguna manera es pueblo hermanado con Labiano ya que allí se encuentra la reliquia de la cabeza de San Guillermo el hermano y asesino de Felicia.
Cuadro con la leyenda de San Guillermo y SAnta Felicia
Al acabar la visita hay que sentarse en el encantador jardín (“el hierbín”) que se encuentra frente a la ermita. Mientras la brisa mece las hojas creando un arrullador sonido es fácil sentir que este pequeño rincón del Valle de Aranguren se ha convertido en un lugar lleno de espiritualidad, donde la tragedia de una muerte contrasta con la paz conseguida por Felicia, la joven que pasó a ser eterna en la leyenda y en el recuerdo de los feligreses que aprecian esta historia de humildad y de desprendimiento que la llevo al martirio.
Azulejo en la entrada del santuario
Quizás por eso Felicia merece que se la considere reina, tal como reza en el azulejo que hay a la entrada de la basílica. No fue reina en este mundo, pero si que lo ha sido en el más allá. Cambió su nobleza de cuna terrenal por un reino sin fronteras: el corazón de todos aquellos que se acercan a verla en este rinconcito del Valle de Aranguren.

Bibliografía:
Jesús Equiza: "Labiano. Santuario de S. Pablo y Sta. Felicia. Historia y actualidad". 2001. Editorial Nueva Utopia. Madrid.

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.