DOLMEN DE CUBILLEJO DE LARA

En la cámara funeraria del dolmen de Cubillejo

El dolmen de Cubillejo es uno de los monumentos megalíticos más importantes de la la meseta norte de la Península Ibérica. Esta declarado Bien de Interés Cultural desde 1985. Toma el nombre de pequeño pueblo de Cubillejo de Lara que se encuentra a poco más de 2 km de distancia. También se le denomina dolmen de Mazariegos. De hecho está más cercano a este despoblado que a Cubillejo de Lara. El dolmen de Cubillejo o Mazariegos fue construido por las primeras comunidades agrícolas y ganaderas de estos valles hace aproximadamente 5000 años, en el Neolítico.

- Localización del dolmen de Cubillejo de Lara.
Aunque se conocía desde antiguo, fue dado a conocer y excavado en la década de los 70 del siglo XX por los arqueólogos Osaba, Uribarri, Liz y Abásolo.
Corredor del dolmen de Cubillejo
El dolmen de Cubillejo es un sepulcro de corredor. Conserva un corredor de 10,5 m. de largo que da acceso a una cámara funeraria en forma de anillo de 6,5 metros de diámetro formada por grandes megalitos de varias toneladas de peso. El mayor de ellos tiene 2,25 m. de alto y 0,40 m. de grosor.
La ubicación del dolmen fue muy estudiada por los que poblaron estas tierras en el Neolítico. El monumento funerario se encuentra en la confluencia de dos arroyos. De hecho mientras visitamos el dolmen no dejaremos de escuchar el rumor del agua sí acudimos aquí en época de lluvias, cuando los arroyos vienen con más agua. El agua es esencial para la supervivencia. Por tanto también tiene un simbolismo relacionado con la vida. Y la muerte, para los que construyeron este gran monumento prehistórico, era un paso a otra vida. No es casualidad que el dolmen esté justo entre las dos corrientes de agua. Por otra parte por este lugar pasa la Cañada Real de las Merinas, ruta ganadera que puede tener un origen milenario y que ya debía ser usada por las sociedades ganaderas y agrícolas del Neolítico de la zona.
Cuando uno visita el dolmen da la impresión que se encuentra en el centro mismo de un valle rodeado a derecha o izquierda por varias montañas de bellos perfiles que forman un ancho pasillo. Otra curiosidad al respecto es que el corredor del dolmen sigue la dirección del pasillo que forman las montañas del valle. Pero lo más espectacular es que el corredor está orientado hacia la salida del sol en el solsticio de invierno tal como investigaron Gil-Merino, Moreno, Delibes y Villalobos en su magnífico estudio sobre la orientación de los dólmenes de corredor de la provincia de Burgos que puedes consultar en la bibliografía al final de este artículo.


Orientación del dolmen de Cubillejo respecto al solsticio de invierno.
Fuente: Gil-Merino, Delibes y Villalobos. Ver bibliografía.

En el solsticio de invierno (20-23 de diciembre) y en los días cercanos al mismo los rayos del sol naciente atravesaban el corredor del sepulcro megalítico e iluminaban la cámara funeraria. Esto necesariamente tuvo que tener un sentido ritual, sagrado, para los que construyeron el dolmen y lo utilizaron para depositar a sus muertos.
Además hacia el este, hacia la salida del sol, destacan a lo lejos las ruinas del castillo de Lara que se encuentran en un pico que sobresale en el entorno y que se separa de las peñas de Lara. Muy probablemente en la ubicación de estos monumentos funerarios prehistóricos se tenían en cuenta los accidentes geográficos de alrededor además de los fenómenos celestes como se ha mencionado en el párrafo anterior. Quizás estos accidentes geográficos eran marcadores astronómicos que, vistos desde el dolmen, señalaban determinadas fechas del año especiales, quizás sagradas.


Ubicación hacia el este del castillo de Lara

Seguramente en el solsticio de invierno, cuando la luz inundaba la cámara funeraria, y, quizás también en el equinoccio de verano, cuando el sol nacía cerca del actual castillo de Lara, las comunidades prehistóricas de estos valles celebraban rituales en el dolmen de Cubillejo. Rituales probablemente relacionados con la muerte, el tránsito al más allá y el culto a los antepasados.
Por si todo lo expuesto no fuera más que suficiente para resaltar la singularidad del dolmen de Cubillejo, además, en uno de los megalitos más grandes de los que forman el corredor, ya cerca de la cámara funeraria, se encontraron varios grabados. Uno de ellos era un círculo que probablemente representara al sol. Este grabado desgraciadamente se ha perdido debido a las inclemencias meteorológicas. Cerca de este simbólico sol desaparecido todavía se conservan los grabados de dos cuadrupedos y un extraño símbolo ramiforme. Por si fuera poco el valor adicional que dan estos grabados al dolmen de Cubillejo, se da la circunstancia de que la primera luz del solsticio de invierno que recorre el dolmen hasta la cámara funeraria acaba justamente en estos grabados cuando el sol remonta en el cielo y deja de incidir directamente sobre el corredor.


Uno de los cuadrúpedos grabados del corredor del dolmen de Cubillejo
Ubicación de los grabados en el megalito del corredor del dolmen de Cubillejo
Fuente: Fabián Ledo. Ver bibliografía.
Está gran piedra con los grabados tuvo, sin duda, un significado especial dentro del conjunto de megalitos que forman el dolmen. No sólo por estar grabada y por el curioso fenómeno lumínico. También su color es más rojizo, distinto al de los otros megalitos que la rodean

Ubicación del megalito con los grabados. Obsérvese el color más rojizo de la piedra
Se conserva también en el dolmen una losa qué forma la entrada a la cámara funeraria. Se cree que sólo parte del corredor estuvo cubierto. Hay que recordar que originariamente todo el dolmen estaba cubierto de tierra y piedras que formaban un enorme túmulo del que todavía se puede apreciar parte del mismo. Podemos decir que lo que hoy vemos es el esqueleto del dolmen.
No sabemos quién o quiénes fueron enterrados en este lugar tan especial, pero lo que sí nos indica el ajuar encontrado, concretamente una pieza muy singular, son relaciones muy distantes con las tierras mediterráneas. Se encontró un brazalete de concha realizado precisamente con una concha procedente del mar Mediterráneo y que hoy está expuesta en el Museo de Burgos.


Brazalete de concha de origen mediterráneo del dolmen de Cubillejo.
Museo de Burgos.
Junto al brazalete de concha se exponen otros objetos encontrados en la excavación del dolmen. Aparecieron varias hojas de sílex, cuentas de collar de calaíta y varios fragmentos cerámicos campaniformes con decoración incisa. En total se encotraron restos óseos de cuatro individuos. No son muchos, pero esto se puede deber a que el dolmen ha sido expoliado desde hace siglos. Estos restos arqueológicos están también expuestos en el Museo de Burgos. También allí podemos ver una maqueta del dolmen de Cubillejo.

Maqueta del dolmen de Cubillejo en el Museo de Burgos

Este dolmen ha sido muy estudiado. No es de extrañar dada su espectacularidad e importancia. De hecho se ha llegado a hacer un trabajo de modelado digital en 3D que ha permitido profundizar en las hipótesis sobre la cubrición de la cámara funeraria. Si dicha cubrición de hubiera sido a base de megalitos seguramente la grandes rocas que tenían que haber cubierto la estructura habrían dejado huella y no se encontrarían muy lejos. Otra posibilidad es que la cubierta fuera tipo tholos (Osaba et alli), es decir, falsa cúpula formada mediante la aproximación de hiladas de piedras. Arias en 1989 dio la teoría más probable: cubierta de madera (tronchos y ramas), barro y refuerzo con losas de piedra.

Representación digital del dolmen de Cubillejo de Lara.
Fuente: Fabián Ledo. Ver bibliografía.
El dolmen de Cubillejo de Lara es un gran monumento prehistórico de visita imprescindible para todos aquellos que aman la arqueología. Su ubicación, su buscada orientación, sus grabados y su monumentalidad lo hacen único.

Cuando lo visité me encantó y, en la soledad del lugar, empecé a preguntarme que ritos se realizaron aquí. Estos lugares mágicos hacen volar la imaginación y nos ayudan a trasladarnos mentalmente en el tiempo miles de años. En el siguiente enlace tienes una ficción que quiere aproximarse a los rituales sagrados que se realizaron en el dolmen de Cubillejo.

- Un posible ritual sagrado en el dolmen de Cubillejo de Lara.

Bibliografía: 
Documentación digital para la investigación del patrimonio arqueológico: Virtualización del dolmen de Cubillejo de Lara, Burgos. Fabián Ledo Fernández. Arqueología en el Valle del Duero: del Paleolítico a la Edad Media / coord. por Santiago Martínez Caballero, Víctor Manuel Cabañero Martín, Carlos Merino Bellido, 2014, págs. 107-124
- Rescate documental de petroglifos y reconstrucción 3D del corredor dolménico de Cubillejo de Lara, Burgos. Fabián Ledo FernándezVirtual Archaeology Review, ISSN-e 1989-9947, Vol. 7, Nº. 14, 2016, págs. 43-52
- De nuevo el sepulcro de Cubillejo de Lara: en torno al origen del foco megalítico del oriente de la Meseta. Germán Delibes de Castro, Manuel Á. Rojo Guerra. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología: BSAA, Tomo 54, 1988, págs. 5-23
Luz para ver y ser vista: los efectos de la iluminación solar durante el solsticio de invierno en los dólmenes de corredor de la provincia de Burgos. Rodrigo Gil-Merino Rubio, Miguel Moreno Gallo, Germán Delibes de Castro y Rodrigo Villalobos García. Munibe nº 69 San Sebastián 2018.
© Julio Asunción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
Tesoros del arte y de la historia de Navarra es un recorrido guíado donde conoceremos las historias y las curiosidades de 25 de las obras de arte y objetos históricos más importantes de Navarra.
Pueblos guerreros de Navarra es una guía arqueológica para conocer los castros vascones, celtíberos y berones de Navarra
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.