.
.

CASTILLO DE GARAÑO


El Castillo de Garaño es uno de los castillos más antiguos del reino de Navarra. Se encuentra a 15 km de Pamplona en el valle de Ollo y cerca del pueblo de Egillor.

- Localización y ruta al Castillo de Garaño



Visitar el Castillo de Garaño es recordar momentos importantes y conflictivos de la historia de Navarra. Ya en la antigüedad la fortaleza estaba cerca de la calzada romana que unía Burdeos con Astorga. La situación del castillo de Garaño es muy importante para el control del territorio. Controla el valle del río Arakil y también el estratégico paso de Oskia. El paso de Oskia es una de las entradas por el noroeste a la Cuenca de Pamplona. Da acceso por tanto a la capital del viejo reino.
Esta ventaja estratégica que ofrece el redondeado y prominente cerro testigo donde se alza el Castillo de Garaño ha hecho que en todo tiempo haya sido posición deseada por cualquiera que quisiera dominar la Cuenca de Pamplona.
Castillo de Garaño. Muralla y torre.

El castillo se alza en el cerro Gaztelu, Gaztelu significa castillo en euskera. El monte Gaztelu alcanza los 591 metros de altura. Su posición solitaria y preeminente sobre su entorno inmediato hace que desde el castillo se tenga una amplia panorámica y control visual del Valle de Ollo. El castillo llegó a ser la cabeza administrativa del Valle de Garaño que era la parte más oriental del actual Valle de Ollo.
Cerro testigo donde se encuentra el castillo de Garaño

La primera ocupación de este cerro se remonta a la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, como acreditan las cerámicas que se han encontrado en su cima y laderas. Seguramente en el cerro existió un castro (poblado fortificado en altura) hace más de 2000 años tal como refiere el profesor Javier Armendáriz Martija en su obra “De aldeas a ciudades. El poblamiento durante el primer milenio a.C. en Navarra”. Hoy no queda nada de las estructuras de este castro protohistórico. Con toda probabilidad se aprovechó la piedra de los muros del castro para la construcción del castillo medieval.
Se cree que este castillo ya era importante en tiempos de la invasión musulmana. Hay quien piensa que sería la fortaleza de Sajrat Qais tomada por los musulmanes del califa Abderramán. Posteriormente en la guerra de la Navarrería en 1276 el castillo fue asediado y tomado por las tropas afines a Francia tal como comenta Guillermo Anelier en su obra “La Guerra de la Navarrería”.
Los momentos históricos del Castillo de Garaño se suceden. Tras musulmanes y franceses fueron los castellanos los que sumaron cicatrices a los recios muros del castillo. El castillo fue asediado y en gran parte destruido en el año 1378, en una de las guerras de Navarra contra Castillla.
En la conquista de Navarra por Castilla de 1512 las tropas del Duque de Alba se hicieron con el castillo. Pocos años después los soldados de Juan de Albret, el rey navarro destronado por los castellanos, volvieron a tomar el Castillo de Garaño como lugar de apoyo en el asedio de Pamplona que luego resultó fracasado.
El fin del Castillo de Garaño estaba cerca. Parece que fue una de las fortalezas que se mandaron demoler por Castilla para mejorar el control del reino de Navarra.
Muralla del Castillo de Garaño

No sólo fue el hombre el que con sus guerras atacó al Castillo de Garaño. En 1347 el viento destrozó la cubierta de la torre principal. En 1369 unas fuertes lluvias provocaron un deslizamiento e tierra que arrastró parte de la muralla inferior y acabó con la vida de un vecino del pueblo. Tras el viento y el agua fue un rayo, en 1390 el que quemó la torre principal y otro rayo en 1405 destruyó una de las cubiertas.
El tiempo hizo el resto. Poco a poco, tras la destrucción y abandono del castillo, fue la vegetación la que acabó de ocultar las pocas estructuras del castillo que quedaban a la vista. Y la falta de interés por el pasado del hombre terminó relegando al castillo al olvido.
Pero la suerte del Castillo de Garaño iba a cambiar. En 1996 comenzaron las excavaciones arqueológicas en el castillo. Estas excavaciones y sobre todo el amor a la conservación del patrimonio histórico de muchos voluntarios y vecinos del valle han conseguido sacar a la luz los restos del doble recinto amurallado que rodeaba una torre central. Esta torre principal, hoy recrecida con la restauración, es el resto más antiguo del castillo. En su origen el Castillo de Garaño debió ser un atalaya de vigilancia. Posteriormente se fortificó con un doble recinto amurallado situándose las dependencias y casas entre estos dos recintos defensivos.
Torre principal del Castillo de Garaño
Hoy gracias a la excavación arqueológica y a la consolidación de los restos encontrados, podemos disfrutar de este castillo antiguo. Sus muros sufrieron muchos ataques a lo largo de la historia. Pero ha sido la dejación del hombre moderno lo que lo llevó a la ruina. Afortunadamente esto se ha corregido e incluso se ha señalizado desde el pueblo de Eguillor un corto recorrido senderista de 1.9 km. que facilita la visita al Castillo. Además de postes indicativos se ha construido en la zona más escarpada de acceso al castillo una escalera con barandilla que facilita mucho el acceso a la cima del cerro y la visita de los restos del castillo medieval. En la parte de arriba de este artículo tienes el enlace a la ruta.
Indicación a la ruta del Castillo de Garaño

Además de los restos de la torre principal y de las murallas de la anciana fortaleza disfrutaremos de una hermosa panorámica del entorno, Destaca el paso de Oskia, esa puerta de entrada a la Cuenca de Pamplona. Al paso de Oskia debieron mirar a menudo con desconfianza los vigías de la fortaleza ante los enemigos que por allí se acercaran a amenazar Pamplona. Quizás también desde la altura del monte Gaztelu, rodeados de estos muros del Castillo de Garaño que fueron tan castigados, podemos imaginarnos los asedios, las luchas, los gritos, el miedo y la valentía de los que defendieron o atacaron esta fortaleza.

Lo que ha llegado hoy hasta nosotros no es un imponente castillo. Pero estas ruinas, hoy cuidadas y puestas en valor, son pura historia de Navarra.
Bibliografía:
- Sociedad Elkartea: "Garaño" 2007
- Armendáriz Martija, Javier: “De aldeas a ciudades. El poblamiento durante el primer milenio a.C. en Navarra”

© Julio Asunción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dos libros para conocer Navarra

La Guía arqueológica de Navarra nos acerca a la Prehistoria y a la época romana de Navarra. Cuevas donde habitaron los primeros navarros, monumentos megalíticos, villas y ciudades romanas desfilan por sus páginas facilitándonos un viaje al pasado de Navarra.
En 8 planes para conocer Navarra se plantean ocho propuestas donde visitaremos árboles monumentales, bosques excepcionales, seguiremos las huellas de dos de los más importantes reyes de Navarra y descubriremos algunos de los monumentos medievales más desconocidos de Navarra.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.